¿Fue Otto Warmbier un estudiante estadounidense o un espía israelí?

Por Gilad Atzmon

Durante unos días todos hemos estado perplejos por la historia de Otto Warmbier y su trágica muerte.

Warmbier, de 22 años, viajó con un tour a Corea del Norte el año pasado cuando fue detenido y sentenciado a 15 años de trabajos forzados por robar un cartel de propaganda. Después de una fuerte condena internacional, Corea del Norte accedió a liberarle admitiendo que sufría un severo daño neurológico. Los doctores del Centro Médico de la Universidad de Cincinnati anunciaron que Warmbier estaba en estado vegetativo y habría sufrido un considerable daño cerebral.

El pasado 22 de junio, ya en frío, la prensa judía anunció que Warmbier era un chico judío, activo en la Casa de Hilel (escuela de derecho judío) en la Universidad de Virginia. Además, Warmbier visitó Israel al menos en una ocasión.

En 2014, Warmbier fue en “misión de derecho de nacimiento” a Israel, donde recibió un nombre hebreo. Al volver del viaje, comenzó a involucrarse con la Casa de Hilel y la comunidad judía en su facultad.

El rabino Jake Rubin describía a Warmbier como “un querido miembro de nuestra Casa de Hilel”.

“Solía comer bagels, celebraba el Shabbat y las festividades en Hilel, e incluso lideró una plataforma para otros estudiantes que se centraba en asuntos como la defensa del medio ambiente y la sostenibilidad”, escribía el rabino Rubin.

Y ahora la pregunta del millón. ¿Era Warmbier un espía israelí? Quien sabe, pero es probable que alguien en Corea del Norte creyese que lo era.

Sabemos que Israel y Corea del Norte son extremadamente hostiles entre sí. Corea del Norte nunca ha reconocido el Estado judío y en 1988 reconoció al Estado de Palestina como legítimo sobre todo Israel. Además, Israel ha acusado frecuentemente a Corea del Norte de intercambiar armas con Hamas y Siria.

De manera peculiar, ni un solo medio de comunicación convencional se ha referido a los lazos de Warmbier con Israel. Hasta sus últimos momentos, Israel y la comunidad judía han permanecido en silencio acerca de la identidad judía de Warmbier, su filiación sionista y su visita a Israel. Quizás este silencio sea más revelador que cualquier otra cosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s