Corea: la barrera contra la guerra imperialista (parte 2)

Después de vivir las peores condiciones de lucha contra el imperialismo a lo largo de su Historia, el pueblo coreano cerraría un ciclo con el final de la Segunda Guerra Mundial y su victoria contra el imperialismo japonés. Lejos de poner fin a su lucha contra el imperialismo, la nueva etapa del pueblo coreano que comenzaba en 1945 sería tan dura o más en ese combate contra la expresión última del capitalismo.

En 1945 se proclamaría en Corea el triunfo de la Revolución. Los distintos destacamentos guerrilleros del país, bajo el mando del comunista Kim Il Sung y el conjunto del pueblo, de norte a sur, proclamaron el carácter socialista de la Revolución tras el arduo proceso de liberación nacional. El 10 de octubre de 1945 se fundó el Partido del Trabajo de Corea, expresión organizada del conjunto de destacamentos comunistas que luchaban por la liberación nacional y de clase, desde la creación del primer Partido Comunista de Corea en 1921 (creado en el exilio en la ciudad china de Shanghai) y que a partir de ese día se convertiría hasta nuestros días en la vanguardia organizada de la clase obrera coreana.

Serían precisamente los intentos del pueblo coreano por vivir en paz, construyendo una nueva sociedad, la sociedad socialista, lo que empujaría al imperialismo de nuevo, esta vez al estadounidense, a inmiscuirse en los asuntos de los y las coreanas.

A lo largo de 1945 y principios de 1946 se crearían en toda la Península distintas formas de poder popular, orientadas a la construcción de una nación coreana libre, independiente y socialista. En la zona norte del Paralelo 38, bajo administración temporal de posguerra de la Unión Soviética y bajo dirección política del PTC, con Kim Il Sung a la cabeza, se construía de forma eficiente una nueva sociedad socialista, por el contrario, al sur del Paralelo 38, bajo administración de posguerra de los EEUU, cualquier forma de democracia, de poder popular y de simpatías hacia el modelo de sociedad socialista eran reprimidos con brutalidad. Los EEUU trajeron desde Honolulu (Hawaii) a Syngman Rhee, un estadounidense de origen coreano, para convertirlo en su dictador títere en el Sur de Corea. De profundas convicciones anticomunistas y bien adoctrinado por el régimen capitalista norteamericano, este personaje se convertiría en uno de los mayores represores de la Historia y en un nuevo monstruo para el pueblo coreano.

La división de la Península se materializó con un carácter permanente cuando los EEUU decidieron que la voluntad de los coreanos de abrazar la paz y el socialismo era incompatible con los intereses de su modelo capitalista. El boicot permanente en las negociaciones hacia la unificación del país, los sabotajes al norte socialista, los impedimentos para realizar una consulta popular en todo el país para decidir el futuro gobierno, fueron el día a día de la administración estadounidense en el Sur de Corea. El 17 de julio de 1948, ante la imposibilidad de conseguir el poder con medios democráticos y viendo el apoyo masivo del pueblo coreano a la opción socialista que se construía en el norte de la Península, los EEUU y su administración títere en el Sur de Corea, proclamaron de forma unilateral la República de Corea (Corea del Sur), a lo que la administración de Kim Il Sung en el norte, con la salida definitiva del país de la Unión Soviética y respaldada masivamente por el pueblo, proclamó el 9 de septiembre de 1945 la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte).

A partir de aquí se produjo una agudización de la lucha de clases entre el norte socialista y el sur capitalista. El imperialismo ejerció en el sur una de las mayores represiones anticomunistas y mató a centenares de miles de personas por apoyar abiertamente la democracia popular del norte. No contento con asesinar y reprimir en el sur, el régimen estadounidense y sus lacayos hicieron permanentes intentos de sabotajes en el norte, fomentaron una escalada bélica permanente con incursiones más o menos importantes, que tenían como único objetivo una guerra de invasión del norte para poner fin a su sistema socialista. El 25 de junio de 1950, tras una incursión estadounidense de mayor envergadura, el Ejército Popular de Corea respondió con la invasión militar de la parte sur de Corea, ocupada por el imperialismo yanqui desde 1945, con el objetivo de liberar dicho territorio de la ocupación imperialista y conseguir la unificación del país.

Por Yuri Pérez

(Continúa en el próximo número de “Unidad y Lucha”)

Anuncios

Carta enviada por el Comité Nacional Coreano para la Paz

El Comité Nacional Coreano para la Paz nos ha hecho llegar la carta que a continuación reproducimos:

Queridos amigos,

Calurosos saludos desde Pyongyang.

El 21 de agosto, los EEUU y el ejército títere surcoreano comenzaron las agresivas maniobras militares “Ulji Freedom Guardian 17” contra la República Popular Democrática de Corea.

Pese a la unánime protesta dentro y fuera del país y de nuestra significativa advertencia, más de 17.500 tropas de EEUU en el Sur de Corea y el exterior, al menos 50.000 tropas del ejército títere surcoreano y las fuerzas armadas de 7 países satélites están ahora mismo participando en el camino hacia la guerra junto a 48.000 funcionarios públicos de la administración títere y su policía, fuerzas paramilitares y personal de empresas privadas así como equipamiento letal de las fuerzas de EEUU en su territorio nacional y el teatro operacional del Pacífico que también se han visto envueltas.

Pese a que los EEUU están vociferando ruidosamente sobre “maniobras defensivas” de “carácter anual”, el esfuerzo se concentra en el simulacro de una “operación de incursión” y “operaciones secretas” para “reemplazar” los cuarteles generales supremos de la RPDC y otro para frustrar los misiles balísticos de la RPDC bajo el “OPLAN 5015”, un agresivo escenario de guerra para llevar a cabo un ataque preventivo contra la RPDC.

Nadie puede atestiguar que esta enorme cantidad de fuerzas concentradas en el Sur de Corea no vayan a desembocar en una acción de guerra real ya que las tensiones militares han alcanzado un punto álgido en la Península Coreana.

De acuerdo a la grave situación, el Comité Nacional Coreano para la Paz se remitió a las declaraciones de su portavoz, denunciando la provocación de guerra nuclear por parte de los EEUU y el régimen títere surcoreano.

Recientemente, los EEUU han pergeñado en el Consejo de Seguridad de la ONU la Resolución 2371 que comporta nuevas “sanciones” contra la RPDC, cuestionando nuestra prueba de lanzamiento de misil balístico intercontinental (ICBM) y tratando de aislar y asfixiar a nuestra República y ahora están llevando a cabo simulacros de guerra nuclear a gran escala en la parte sur de la Península Coreana. Todos estos hechos prueban que el peligro de guerra nuclear viene de los EEUU, quienes persiguen la intención de ocupar militarmente nuestra República, y que los EEUU son los enemigos de la paz.

Los EEUU y el régimen títere surcoreano deberían suscribir cada palabra y expresión del Comunicado del Gobierno de la RPDC y los comunicados del portavoz del Comando General del Ejército Popular de Corea y de la Fuerza Estratégica del EPC y actuar con discreción.

Creemos firmemente que ustedes, amantes de la paz y la justicia, prestarán la debida preocupación a la grave situación en la Península Coreana y enviarán el más sincero apoyo y solidaridad al pueblo coreano en su lucha por salvaguardar la paz y la seguridad en y alrededor de la Península Coreana.

Con los mejores deseos,

Comité Nacional Coreano para la Paz

 

Songun, pensamiento revolucionario de Kim Jong Il

160px-wpk_emblem-svgEl Songun fue la idea y práctica revolucionaria del Dirigente Kim Jong Il y su ideal y modo político. Estas palabras célebres del Máximo Dirigente Kim Jong Un significan que la idea y la política del Songun son el pensamiento y principal modo político del socialismo que pueden ser denominados sólo con el nombre de Kim Jong Il.

Anteriormente, no existió la palabra “Songun” en la Historia política mundial.

Al sistematizar la idea del Presidente Kim Il Sung de dar prioridad a las fuerzas armadas y los asuntos militares, el Dirigente la formuló como pensamiento revolucionario del Songun.

A mediados de la década de 1990, cuando llegó al extremo la ofensiva del Imperio Norteamericano para aplastar a la República Popular Democrática de Corea que avanzaba con la bandera socialista en alto, el Dirigente Kim Jong Il comenzó a practicar la original política del Songun.

Esta política se trata del principal modo político del socialismo que exige anteponer los asuntos militares a todos los demás en el principio de dar importancia y prioridad a las Fuerzas Armadas e impulsar victoriosamente la causa socialista tomando el Ejército Popular de Corea como grueso.

En base a ello, Kim Jong Il estableció el nuevo sistema de aparatos estatales con el Comité de Defensa Nacional como columna vertebral y resolvió el principio de dar prioridad a los asuntos militares todos los problemas surgidos en la Revolución y la construcción.

La política del Songun hizo posible consolidar por todos los medios la unidad monolítica, la cohesión entre militares y civiles y la trinchera ideológico-política.

Desempeñando el papel de abanderado tanto en el enfrentamiento anti-yanqui como en la construcción económica del socialismo, el EPC logró de manera múltiple y sucesiva los milagros y cambios de siglo.

El Songun, que sintetiza las proezas de toda la vida del Dirigente Kim Jong Il, es precisamente la independencia y la dignidad y constituye la bandera de la victoria final de la causa de la construcción de la potencia socialista.

FUENTE: Agencia Central de Noticias de Corea – KCNA

La República Popular Democrática de Corea tiene derecho a defenderse de la agresividad del imperialismo

El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y su Juventud Comunista (J-PCPE) denuncian la intensificación de las políticas belicistas de los EEUU en los últimos meses, con amenazas de intervención militar directa contra diferentes países, entre ellos la República Popular Democrática de Corea.

949cf2350d89d59238f52a3cb0332214_xl

El Gobierno de EEUU usa la coartada de su ley federal para aplicarla fuera de sus fronteras, atentando contra la soberanía de otros países, e instruyendo sanciones que intentan dañar la economía de los mismos, como si de colonias bajo su dominación se tratase, significando ello en realidad una violación constante de la Carta de las Naciones Unidas y del derecho internacional.

En los últimos días, el Gobierno de EEUU ha movilizado activos nucleares desde la isla de Guam (colonia de EEUU desde 1898) a diferentes puntos estratégicos en la zona, lo cual constituye una amenaza peligrosa para los países de la región, y está realizando maniobras militares conjuntamente con el Ejército del gobierno títere surcoreano, que representan una real amenaza para la RPDC.

El PCPE y su Juventud Comunista declaran su solidaridad con la República Popular Democrática de Corea y reconocen el derecho de la misma a desarrollar una línea política para defender su soberanía y frenar el objetivo de EEUU de controlar el mundo.

Nunca en la Historia la República Popular Democrática de Corea ha agredido a ningún pueblo ni ha desarrollado una política exterior expansionista. Sus recursos armamentísticos siempre han tenido un carácter defensivo, consecuentes con las exigencias del momento histórico y con la necesidad de protegerse ante la barbarie imperialista.

El PCPE y la J-PCPE mantendrán siempre su línea política de defensa de la paz, ratificada en el X Congreso del PCPE, igual que lo hace la República Popular Democrática de Corea. Voluntad compartida que hemos ratificado nuevamente en estas fechas entre el Partido del Trabajo de Corea y el Partido Comunista de los Pueblos de España.

Como se hace constar en la carta que el Comité Central del PTC ha trasladado al Comité Central del PCPE: “Nuestra inquebrantable voluntad de salvaguardar la paz y la región y del mundo, erradicando la raíz de una posible guerra nuclear en la Península de Corea”, así el PCPE interpreta y establece su compromiso con la soberanía de los pueblos y con la paz.

Secretariado Político PCPE/J-PCPE

20 de Agosto de 2017

Las fuerzas estratégicas del Ejército Popular de Corea advierten a EEUU

El portavoz de las fuerzas estratégicas del Ejército Popular de Corea (EPC) hizo pública el día 8 de agosto una declaración que señala como sigue:

Las fuerzas estratégicas del EPC observan atentamente el hecho de que últimamente los EEUU ejecutaron en este año el lanzamiento de prueba del misil balístico intercontinental “Minuteman-3” desde la base aérea de Vandenberg (California) cuyo blanco era la República Popular Democrática de Corea (RPDC). Además del lanzamiento en sí, los EEUU movilizaron una escuadrilla de bombarderos nucleares estratégicos en la isla de Guam (en el Océano Pacífico) para entrenar a plena luz del día el golpe nuclear planeado contra objetivos estratégicos coreanos, exacerbando al máximo la tensión regional estacionando en las cercanías de Corea pertrechos nucleares estratégicos de diverso tipo.

Bajo la situación tan tensa creada en la Península Coreana, tales acciones militares del Imperio Norteamericano devienen la chispa que pueda ocasionar los peligrosísimos choques.

En particular, los bombarderos nucleares estratégicos nucleares despegados en Guam desarrollan a menudo en el espacio aéreo del Sur de Corea ejercicios de guerra real para golpear los puntos estratégicos de la RPDC y la demostración de su poderío militar, lo que es una situación peligrosa que nos urge observar con aguda vigilancia a esa isla, que no es sino un puesto avanzado de EEUU para la agresión contra nuestro país. Nos obliga a tomar significantes acciones sustanciales para mantenerlos a raya.

El mismo 8 de agosto, los piratas aéreos de la isla de Guam también se entrenaron con fuego real en el espacio aéreo surcoreano.

Evaluando el carácter de las acciones militares de las tropas norteamericanas en la región de Asia-Pacífico, el Máximo Dirigente Kim Jong Un, Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea, señaló que son los yanquis los que cometen estas imprudencias militares en una zona tan candente, portándose groseramente en las zonas marítimas periféricas de nuestro país y de todo el Océano Pacífico.

Y había ordenado la revisión del proyecto de acción fuerte y efectiva para mantener a raya los agresivos equipos del Imperio Norteamericano.

Las fuerzas estratégicas del EPC están revisando atentamente el proyecto de operación para emprender el tiro de cerco sobre el perímetro de la isla de Guam con el cohete balístico estratégico de medio y largo alcance “Hwasong-12” para dominar las principales bases militares de la isla, inclusive la base aérea de Anderson donde están estacionados los bombarderos nucleares estratégicos que nos incitan y nos amenazan en el espacio aéreo surcoreano, en vistas de enviar una fuerte señal de advertencia a EEUU.

Luego de ser bien revisado y trazado, el proyecto será informado a la Comandancia Suprema del EPC y se llevará a la práctica de modo sucesivo y múltiple, en cualquier momento, según la decisión de Kim Jong Un, Comandante en Jefe de las fuerzas armadas nucleares de la RPDC.

Una vez que se cumpla el plan de disparo, los yanquis tendrán la oportunidad de experimentar de cerca el poderío de las armas estratégicas de nuestro país.

Insistimos de nuevo en que las armas estratégicas fabricadas por la RPDC, con todo el sufrimiento y esfuerzo que han supuesto las pruebas armamentísticas y dedicándolo todo, no son un instrumento para “regatear” el reconocimiento de nadie y usarlas como moneda de cambio, sino que son medios militares reales para hacer frente de manera rotunda a la presión político-económica y a la amenaza militar de EEUU.

El derecho a elegir, es decir, la llamada “guerra preventiva” que utilizan los EEUU, no lo tiene sólo el Imperio. Es un gran error que el Imperio siga pensando que su tierra es un paraíso inexpugnable.

Los EEUU deben saber que los cohetes balísticos de las fuerzas estratégicas del EPC mantienen un constante estado de espera de disparo hacia el Océano Pacífico y prestan una profunda atención al ángulo acimutal de lanzamiento de nuestros cohetes balísticos.

Los EEUU deben tomar la decisión correcta para, en el futuro, no arrepentirse de sus decisiones presentes.

Deben renunciar de inmediato a sus imprudentes provocaciones militares, que nos obligan a tomar tales e inevitables opciones militares.

FUENTE: Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA)