El 9 de enero el mundo presenció un hecho histórico

7d57297cf1d1f965841dd618618f2a0c-north-korea-long-liveEl 9 de enero las autoridades de la República Popular Democrática de Corea y la República de Corea se reencontraron después de un parón de más de 2 años en las conversaciones bilaterales. Es decir, Corea del Norte y Corea del Sur se sentaron en una mesa frente a frente para conversar sobre varios asuntos. Pero, ¿por qué eso es importante? ¿Qué asuntos trataron? ¿Qué implica eso en la política global? ¿Cómo ha sido eso posible?

Como sabemos, hace más de 70 años que ambos Estados viven en clima de guerra, que fue real entre 1950 y 1953 y se transformó en una guerra de palabras, imágenes y medias acciones después de ese período. Por un lado, la RPD de Corea, país soberano, socialista y sin ninguna interferencia externa en sus decisiones, buscando la reunificación pacífica de una Corea cobardemente dividida en dos por potencias extranjeras al final de la Segunda Guerra Mundial. Por otro, la Corea del Sur capitalista, ocupada militarmente por los EEUU desde 1945 y manejada como una marioneta de los estadounidenses que buscan aniquilar al Estado comunista del norte.

Por eso, un encuentro como ese nos coloca frente a un momento único en el que tenemos la oportunidad de ampliar nuestras miras y pensar sobre una cuestión dolorosa: un mismo pueblo, con una Historia común de 5.000 años, colocado en bandos opuestos y separados por muros y guerras.

El lado más “débil” de ese final de la guerra es Corea del Norte, puesto que está aislada geográficamente y sufre desde hace más de 50 años el más pesado bloqueo económico, político, diplomático, mediático y militar del que se tiene noticia. No obstante, el pequeño país jamás desistió en sus objetivos de construcción socialista e independiente y siempre ha tratado por una reaproximación con el lado sur, colocando siempre como cláusula obligatoria la salida de las tropas de EEUU de la Península y su promesa de no entrometerse en los asuntos intercoreanos. Por varios motivos, eso nunca se llevó a cabo: el Imperio de los EEUU no quiere perder la oportunidad de conquistar toda Corea y destruir el país que primero le derrotó en una guerra.

Para salir de esa situación en la que ni el mundo ni los propios surcoreanos están dispuestos o preparados para el diálogo pacífico, objetivo central de la política de Corea del Norte, el país acordó invertir fuertemente en otros métodos que tienen algunos precios. La Corea Socialista inició un desarrollo descomunal de su industria bélica, apostando en sectores primordiales de la guerra actual, como el sector científico de desarrollo nuclear y de misiles balísticos capaces de colocarla en una situación de, por lo menos, ser capaz de responder a la altura a cualquier provocación militar. Con ello, en un corto espacio de tiempo, los norcoreanos han alcanzado el éxito en crear, probar y producir ojivas nucleares, bombas de hidrógeno (“Bomba H”) y misiles balísticos de medio y largo alcance. Recientemente, se ha dominado la tecnología de misiles capaces de alcanzar los EEUU (misiles “Hwasong-14” y “Hwasong-15”), y eso da a la RPDC una carta en el juego geopolítico que la coloca por primera vez en una posición alta.

El año 2017 ha sido un año de grandes crisis. Los EEUU, bajo su nueva y megalómana administración, encabezada por el perro cobarde Donald Trump, tampoco aceptan a ningún país socialista, independiente y poderoso, que sea capaz de no solamente no seguir sus dictámenes sino también de tener capacidad de luchar con la mayor y más poderosa potencia mundial en pie de “casi” igualdad. Todos hemos sido espectadores de las innumerables demostraciones valerosas de fuerza del pueblo coreano con ejercicios militares, lanzamiento de misiles y pruebas nucleares, más allá de las maniobras hostiles y desproporcionadas de EEUU tratando de cercar e irritar una vez más a un pequeño país que solamente desea seguir su propio camino. Las provocaciones y palabras agresivas de ambos lados, las “poderosas” flotas navales que supuestamente iban hacia Corea pero a la hora de la verdad viraban la travesía en sentido contrario… Todo ello ampliamente explotado por los medios. El año 2017 llegó a su fin con el mantenimiento de la soberanía de la RPDC y la cuasi locura y rabia de la Casa Blanca por no conseguir disparar su “fuego y furia” contra el pueblo coreano.

Y entonces nos llegó la primera gran señal de los norcoreanos en las primeras horas de 2018: como tradicionalmente hace cada Año Nuevo, el líder de Corea, el Mariscal KIM JONG UN, hizo un largo discurso en el que repasó las conquistas del año pasado y fijó las metas para el nuevo año. Una de ellas fue inesperada: deseos de buena suerte para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno, que serán realizados por los hermanos de Corea del Sur este año, y la expresión del deseo de que el equipo nacional de Corea del Norte pueda participar en los juegos que serán realizados en su propia tierra.

Las autoridades surcoreanas recibieron las intenciones y esperaron un posicionamiento más específico por parte de Pyongyang. La RPDC expresó sus intenciones por medio de Ri Son Gwon, presidente del Comité para la Reunificación Pacífica de Corea, que hizo un discurso al día siguiente en el que afirmaba esperar la colaboración de Seúl para la realización de una reunión que tratase acerca de la reaproximación entre los Estados.

¿La respuesta de Seúl? ¡Sí! Reunión histórica marcada para el 9 de enero de 2018. Lugar: la Zona Desmilitarizada de Corea, la franja de tierra que queda a la altura del Paralelo 38 y divide Corea en dos, un lugar que fue testigo de reuniones anteriores del mismo tipo o eventos históricos todavía mayores, como la firma del armisticio de la Guerra de Corea en 1953.

Histórico, ¿no? ¿Por qué? ¡Porque aquí tenemos al gobierno del Sur yendo por su propio pie! Casi todas las reuniones anteriores habían sido acordadas tras intensos diálogos con Washington, pues el Sur de Corea es una colonia a todos los efectos y toda acción demanda una autorización de la metrópoli – la Casa Blanca. Esta vez no, además de que el propio Sur marcó la toma de contacto con el Norte, los EEUU no han sido ni siquiera mencionados para formar parte de la reunión. Imaginen la reacción de Trump. Detalle primordial: el tema “desnuclearización de Corea del Norte” no fue propuesto en la mesa. No hablar sobre ese asunto representa un gran retroceso de la estrategia surcoreana.

¿Por qué ese cambio drástico en los temas? Esa es una nítida victoria de la estrategia norcoreana de calmar la situación. Corea del Sur tomó total consciencia (¿será finalmente?) de que el uso de la fuerza tan defendido por los patrones de EEUU no es una opción viable porque Pyongyang continuará rearmándose de la manera más destructiva posible y eso pone en riesgo su propia existencia. Exigir reuniones para hablar de ese tipo de cosas no es fructífero, irrita a los coreanos y no lleva a ninguna parte, solamente tensa más la situación.

La reunión estuvo encabezada por Ri Son Gwon, representando a la RPDC, presidente del Comité ya mencionado, y Cho Myoung Gyon, representando a Seúl, Ministro de Unificación. Los principales asuntos fueron: reactivación del canal de diálogo militar entre ambos Ejércitos y la participación de Corea del Norte en los JJOO de Invierno que se celebrarán en la ciudad surcoreana de Pyeongchang. Tras muchas horas de reunión, las sonrisas dibujadas en los rostros de los miembros de las dos delegaciones demostraban el clima de paz. Se acordó que, para que Corea del Sur recibiese a Corea del Norte en las Olimpiadas Invernales, algunas sanciones serían revisadas por el gobierno de Seúl (pasmosamente, las sanciones más recientes de la ONU imponen a Corea del Norte el bloqueo de participación en competiciones deportivas, ¡que deberían ser un canal de paz y cooperación!). Es decir, ¡tendremos a la delegación del pueblo coreano del norte participando en las competiciones en el suelo sur de la sagrada Corea! Además de eso, fue restablecido el contacto entre las fuerzas armadas, con vistas a la resolución de conflictos en la frontera y en busca de una opción más pacífica y ponderada sobre las tensiones.

¿Qué implica eso en la política global? Eso implica, amigos, que un pequeñito país del tamaño de Grecia ha conseguido no solamente esquivar, sino doblar y vencer a la potencia más feroz del mundo: los EEUU. Corea del Norte, con su juego de paciencia y acción práctica, ha conseguido conversaciones con Seúl sin interferencia americana, algo rarísimo.

¿Cómo ha sido eso posible? Gracias a la política socialista de Pyongyang de jamás rendirse a las fuerzas externas que buscan su aniquilación y alcanzar siempre diálogos pacíficos con los hermanos del Sur.

Esa reunión del 9 de enero abre un margen para futuras negociaciones más serias sobre economía y sociedad, quién sabe si eso creará un precedente para que las familias separadas por la guerra se reencuentren más veces, como harán los deportistas de los dos Estados.

¡El hecho de esta reunión prueba que el pueblo coreano es uno sólo! ¡Prueba que el Norte y el Sur no son enemigos ni se odian! ¡Todo eso es resultado de años de interferencia brutal y agresiva de los EEUU en la región, todo en busca de la hegemonía de su economía, política y cultura sobre un pueblo con 5 milenios de tradición, de misma sangre, de misma lengua y de misma tierra! Mucha propaganda mediática de guerra que incentiva un odio entre hermanos que no existe en la práctica.

No creemos grandes expectativas de que eso va a resolver todos los problemas y que una “Era de Paz” esté delante nuestra, pero, para unas relaciones tan tumultuosas, cualquier apretón de manos o sonrisa tímida en el rostro es un alivio, ¿no?

Por Lucas Rubio

Presidente del Centro de Estudios de la Política Songun – Brasil

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s