Saludamos y apoyamos a la RPDC y al pueblo coreano por su firmeza contra las sanciones, provocaciones y amenazas nucleares de EEUU

Nosotros, la Liga Internacional de Lucha de los Pueblos (LILP), admiramos y saludamos al Partido del Trabajo de Corea, a la República Popular Democrática de Corea (RPDC) y al pueblo coreano por defender su soberanía nacional, continuar de forma autosuficiente el desarrollo socialista y fortaleciendo su capacidad de disuasión nuclear y autodefensa. El imperialismo estadounidense expone burdamente su carácter agresivo y la inutilidad de sus intentos de intimidar al pueblo de Corea y al mundo con amenazas de guerra nuclear, con maniobras de guerra provocadoras, sanciones ilegítimas y una campaña de desinformación maligna y directa contra la RPDC.

Desde el pasado 21 de agosto hasta el 31 de agosto de 2017, el Comando de Fuerzas Combinadas del Ejército de EEUU y el Ejército surcoreano llevaron a cabo su “Ejercicio Ulchi Freedom Guardian” de carácter anual con aproximadamente 17.500 soldados estadounidenses participando junto a personal de todas las ramas del Ejército surcoreano y otros 7 aliados de EEUU, incluyendo soldados de Australia, Canadá, Colombia, Dinamarca, Nueva Zelanda, los Países Bajos y el Reino Unido. Este es el segundo de ya dos juegos de guerra anuales dirigidos por los EEUU y sus títeres del Sur de Corea designados para simular un ataque nuclear “preventivo” contra la RPDC así como una invasión y el descabezamiento de su dirección nacional.

Justamente la semana pasada, cazas y bombarderos del Ejército de EEUU llevaron a cabo operaciones militares en un campo de entrenamiento al este de Seúl. En esos aviones de combate había incluidos algunos bombarderos B-1B, capaces de realizar descargas nucleares. La RPDC ha pedido repetidamente a los EEUU que pongan fin a estos ejercicios militares de carácter despiadado y provocador en sus mismas puertas como intercambio por una moratoria en las pruebas balísticas de la RPDC pero los EEUU siempre lo han rechazado tajantemente. Pese a que las actitudes belicistas de EEUU desde que Trump alcanzó la presidencia se han calentado hasta el punto de que declarase que iba a desatar “una furia y fuego tales que el mundo nunca había visto antes” si la RPDC ponía en peligro a los EEUU. Su Secretario de Defensa, James “Mad Dog (Perro Loco)” Mattis, se hizo eco de sus declaraciones recientemente y afirmó: “Cualquier amenaza a los EEUU o a sus territorios, incluyendo Guam, o a nuestros aliados, será respondida con una respuesta militar masiva, una respuesta tan efectiva como abrumadora”. El Ministro de Defensa del régimen títere surcoreano apoyó las declaraciones llamando a un mayor desarrollo de las armas nucleares tácticas de EEUU en la Península Coreana.

Los medios occidentales están presentando este chisme estridente como una respuesta justificable a las recientes pruebas balísticas y nucleares. La RPDC ha hecho avances significativos en el desarrollo de su programa armamentístico este año, probando exitosamente un misil balístico intercontinental (ICBM) que puede alcanzar potencialmente las bases de EEUU en Guam o Alaska; una bomba de hidrógeno con una potencia estimada de al menos 100 kilotones que puede ser cargada en un ICBM; misiles de combustibles sólidos que reducen los tiempos de lanzamiento de horas a minutos; y baterías de misiles fortificadas que pueden ocultarse en bosques, bajo acantilados o abismos, debajo de los puentes, o ser posicionadas en otros lugares de lanzamiento que no son fácilmente localizables para los satélites enemigos.

El desarrollo del programa de armas nucleares de la RPDC es parte de su estrategia de disuasión y autodefensa contra la vieja política hostil de los EEUU contra la RPDC. Las bombas de EEUU asesinaron al 20% de la población y destruyó más ciudades en Corea del Norte entre 1950 y 1953 que en Japón y Alemania juntas durante la Segunda Guerra Mundial. Sin este desarrollo de las armas nucleares y los sistemas de lanzamiento de misiles, la RPDC se habría convertido en un objetivo fácil y directo para una agresión de alta intensidad como ha ocurrido en Irak, Libia o Siria.

El imperialismo de EEUU y sus títeres surcoreanos nunca han querido firmar un tratado de paz contra la RPDC desde el armisticio de 1953. Los EEUU nunca han reconocido diplomáticamente a la RPDC y han amenazado con su aniquilación desde su fundación en 1948. Han colocado a decenas de miles de tropas estadounidenses, sistemas de misiles, armas nucleares y otras armas de destrucción masiva en 15 bases en todo el Sur de Corea como amenaza constante a la existencia de la RPDC. Y aún con todo, los EEUU nunca han resuelto el problema de las ofensas a China y Rusia de desatar una guerra nuclear total contra la RPDC.

Pero los EEUU persisten en su esquema de presionar a China y Rusia para que se unan a EEUU y sus aliados en cortar todas las relaciones económicas con la RPDC. Trump está amenazando con cortar el comercio de EEUU con cualquier país que tenga cualquier tipo de actividad económica con Corea del Norte en vistas a provocar un colapso del país. Los EEUU amenazan con más sanciones, que serán acompañadas de un incremento de su presencia militar en la Península Coreana y con el desarrollo del THAAD en preparación de una guerra inminente, una invasión rápida y una estrategia de descabezar instantáneamente a la dirección nacional de la RPDC.

La LILP condena en los términos más fuertes el largo y continuo y record de la agresión imperialista de los EEUU, su bloqueo económico, sus provocaciones belicistas y el chantaje nuclear dirigido contra la RPDC. Mantenemos que el imperialismo de EEUU y sus títeres surcoreanos son responsables de la creación de una situación extremadamente volátil en la Península Coreana actualmente. Llamamos al pueblo coreano del norte y el sur a unirse y trabajar por la reunificación pacífica y la derrota de los esquemas decisivos del imperialismo de EEUU.

La LILP se posiciona firmemente en solidaridad y apoya vigorosamente al Partido del Trabajo de Corea y al pueblo coreano en su firmeza y defensa de su soberanía nacional, en desarrollo de su economía socialista autosuficiente, en la construcción de su capacidad de autodefensa, en la búsqueda de la reunificación pacífica del Norte y el Sur de Corea, por el reemplazo del acuerdo de armisticio por un tratado de paz y en busca de las condiciones globales para una mayor libertad, por la cooperación, la paz y el desarrollo contra el imperialismo de EEUU y toda la reacción.

La LILP llama a todos sus comités regionales, capítulos nacionales y organizaciones miembro a nivel global a llevar a cabo una campaña de información y protestas de masas en vistas a exponer, condenar y mostrar oposición a la persistente, hostil y agresiva política de los EEUU contra la RPDC y el pueblo coreano, al ya longevo y vigente bloqueo económico y demás sanciones, al incremento de la presencia militar que ha incluido armas nucleares y otras armas de destrucción masiva y ejercicios militares del imperialismo estadounidense, sus aliados imperialistas y los títeres surcoreanos en la Península Coreana, en las vecindades y en otras áreas más lejanas en la región de Asia-Pacífico.

Por José María Sison

Presidente del Comité Coordinador Internacional de la LILP

Anuncios

Corea: la barrera contra la guerra imperialista (parte 2)

Después de vivir las peores condiciones de lucha contra el imperialismo a lo largo de su Historia, el pueblo coreano cerraría un ciclo con el final de la Segunda Guerra Mundial y su victoria contra el imperialismo japonés. Lejos de poner fin a su lucha contra el imperialismo, la nueva etapa del pueblo coreano que comenzaba en 1945 sería tan dura o más en ese combate contra la expresión última del capitalismo.

En 1945 se proclamaría en Corea el triunfo de la Revolución. Los distintos destacamentos guerrilleros del país, bajo el mando del comunista Kim Il Sung y el conjunto del pueblo, de norte a sur, proclamaron el carácter socialista de la Revolución tras el arduo proceso de liberación nacional. El 10 de octubre de 1945 se fundó el Partido del Trabajo de Corea, expresión organizada del conjunto de destacamentos comunistas que luchaban por la liberación nacional y de clase, desde la creación del primer Partido Comunista de Corea en 1921 (creado en el exilio en la ciudad china de Shanghai) y que a partir de ese día se convertiría hasta nuestros días en la vanguardia organizada de la clase obrera coreana.

Serían precisamente los intentos del pueblo coreano por vivir en paz, construyendo una nueva sociedad, la sociedad socialista, lo que empujaría al imperialismo de nuevo, esta vez al estadounidense, a inmiscuirse en los asuntos de los y las coreanas.

A lo largo de 1945 y principios de 1946 se crearían en toda la Península distintas formas de poder popular, orientadas a la construcción de una nación coreana libre, independiente y socialista. En la zona norte del Paralelo 38, bajo administración temporal de posguerra de la Unión Soviética y bajo dirección política del PTC, con Kim Il Sung a la cabeza, se construía de forma eficiente una nueva sociedad socialista, por el contrario, al sur del Paralelo 38, bajo administración de posguerra de los EEUU, cualquier forma de democracia, de poder popular y de simpatías hacia el modelo de sociedad socialista eran reprimidos con brutalidad. Los EEUU trajeron desde Honolulu (Hawaii) a Syngman Rhee, un estadounidense de origen coreano, para convertirlo en su dictador títere en el Sur de Corea. De profundas convicciones anticomunistas y bien adoctrinado por el régimen capitalista norteamericano, este personaje se convertiría en uno de los mayores represores de la Historia y en un nuevo monstruo para el pueblo coreano.

La división de la Península se materializó con un carácter permanente cuando los EEUU decidieron que la voluntad de los coreanos de abrazar la paz y el socialismo era incompatible con los intereses de su modelo capitalista. El boicot permanente en las negociaciones hacia la unificación del país, los sabotajes al norte socialista, los impedimentos para realizar una consulta popular en todo el país para decidir el futuro gobierno, fueron el día a día de la administración estadounidense en el Sur de Corea. El 17 de julio de 1948, ante la imposibilidad de conseguir el poder con medios democráticos y viendo el apoyo masivo del pueblo coreano a la opción socialista que se construía en el norte de la Península, los EEUU y su administración títere en el Sur de Corea, proclamaron de forma unilateral la República de Corea (Corea del Sur), a lo que la administración de Kim Il Sung en el norte, con la salida definitiva del país de la Unión Soviética y respaldada masivamente por el pueblo, proclamó el 9 de septiembre de 1945 la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte).

A partir de aquí se produjo una agudización de la lucha de clases entre el norte socialista y el sur capitalista. El imperialismo ejerció en el sur una de las mayores represiones anticomunistas y mató a centenares de miles de personas por apoyar abiertamente la democracia popular del norte. No contento con asesinar y reprimir en el sur, el régimen estadounidense y sus lacayos hicieron permanentes intentos de sabotajes en el norte, fomentaron una escalada bélica permanente con incursiones más o menos importantes, que tenían como único objetivo una guerra de invasión del norte para poner fin a su sistema socialista. El 25 de junio de 1950, tras una incursión estadounidense de mayor envergadura, el Ejército Popular de Corea respondió con la invasión militar de la parte sur de Corea, ocupada por el imperialismo yanqui desde 1945, con el objetivo de liberar dicho territorio de la ocupación imperialista y conseguir la unificación del país.

Por Yuri Pérez

(Continúa en el próximo número de “Unidad y Lucha”)

Carta enviada por el Comité Nacional Coreano para la Paz

El Comité Nacional Coreano para la Paz nos ha hecho llegar la carta que a continuación reproducimos:

Queridos amigos,

Calurosos saludos desde Pyongyang.

El 21 de agosto, los EEUU y el ejército títere surcoreano comenzaron las agresivas maniobras militares “Ulji Freedom Guardian 17” contra la República Popular Democrática de Corea.

Pese a la unánime protesta dentro y fuera del país y de nuestra significativa advertencia, más de 17.500 tropas de EEUU en el Sur de Corea y el exterior, al menos 50.000 tropas del ejército títere surcoreano y las fuerzas armadas de 7 países satélites están ahora mismo participando en el camino hacia la guerra junto a 48.000 funcionarios públicos de la administración títere y su policía, fuerzas paramilitares y personal de empresas privadas así como equipamiento letal de las fuerzas de EEUU en su territorio nacional y el teatro operacional del Pacífico que también se han visto envueltas.

Pese a que los EEUU están vociferando ruidosamente sobre “maniobras defensivas” de “carácter anual”, el esfuerzo se concentra en el simulacro de una “operación de incursión” y “operaciones secretas” para “reemplazar” los cuarteles generales supremos de la RPDC y otro para frustrar los misiles balísticos de la RPDC bajo el “OPLAN 5015”, un agresivo escenario de guerra para llevar a cabo un ataque preventivo contra la RPDC.

Nadie puede atestiguar que esta enorme cantidad de fuerzas concentradas en el Sur de Corea no vayan a desembocar en una acción de guerra real ya que las tensiones militares han alcanzado un punto álgido en la Península Coreana.

De acuerdo a la grave situación, el Comité Nacional Coreano para la Paz se remitió a las declaraciones de su portavoz, denunciando la provocación de guerra nuclear por parte de los EEUU y el régimen títere surcoreano.

Recientemente, los EEUU han pergeñado en el Consejo de Seguridad de la ONU la Resolución 2371 que comporta nuevas “sanciones” contra la RPDC, cuestionando nuestra prueba de lanzamiento de misil balístico intercontinental (ICBM) y tratando de aislar y asfixiar a nuestra República y ahora están llevando a cabo simulacros de guerra nuclear a gran escala en la parte sur de la Península Coreana. Todos estos hechos prueban que el peligro de guerra nuclear viene de los EEUU, quienes persiguen la intención de ocupar militarmente nuestra República, y que los EEUU son los enemigos de la paz.

Los EEUU y el régimen títere surcoreano deberían suscribir cada palabra y expresión del Comunicado del Gobierno de la RPDC y los comunicados del portavoz del Comando General del Ejército Popular de Corea y de la Fuerza Estratégica del EPC y actuar con discreción.

Creemos firmemente que ustedes, amantes de la paz y la justicia, prestarán la debida preocupación a la grave situación en la Península Coreana y enviarán el más sincero apoyo y solidaridad al pueblo coreano en su lucha por salvaguardar la paz y la seguridad en y alrededor de la Península Coreana.

Con los mejores deseos,

Comité Nacional Coreano para la Paz

 

Songun, pensamiento revolucionario de Kim Jong Il

160px-wpk_emblem-svgEl Songun fue la idea y práctica revolucionaria del Dirigente Kim Jong Il y su ideal y modo político. Estas palabras célebres del Máximo Dirigente Kim Jong Un significan que la idea y la política del Songun son el pensamiento y principal modo político del socialismo que pueden ser denominados sólo con el nombre de Kim Jong Il.

Anteriormente, no existió la palabra “Songun” en la Historia política mundial.

Al sistematizar la idea del Presidente Kim Il Sung de dar prioridad a las fuerzas armadas y los asuntos militares, el Dirigente la formuló como pensamiento revolucionario del Songun.

A mediados de la década de 1990, cuando llegó al extremo la ofensiva del Imperio Norteamericano para aplastar a la República Popular Democrática de Corea que avanzaba con la bandera socialista en alto, el Dirigente Kim Jong Il comenzó a practicar la original política del Songun.

Esta política se trata del principal modo político del socialismo que exige anteponer los asuntos militares a todos los demás en el principio de dar importancia y prioridad a las Fuerzas Armadas e impulsar victoriosamente la causa socialista tomando el Ejército Popular de Corea como grueso.

En base a ello, Kim Jong Il estableció el nuevo sistema de aparatos estatales con el Comité de Defensa Nacional como columna vertebral y resolvió el principio de dar prioridad a los asuntos militares todos los problemas surgidos en la Revolución y la construcción.

La política del Songun hizo posible consolidar por todos los medios la unidad monolítica, la cohesión entre militares y civiles y la trinchera ideológico-política.

Desempeñando el papel de abanderado tanto en el enfrentamiento anti-yanqui como en la construcción económica del socialismo, el EPC logró de manera múltiple y sucesiva los milagros y cambios de siglo.

El Songun, que sintetiza las proezas de toda la vida del Dirigente Kim Jong Il, es precisamente la independencia y la dignidad y constituye la bandera de la victoria final de la causa de la construcción de la potencia socialista.

FUENTE: Agencia Central de Noticias de Corea – KCNA

Las fuerzas estratégicas del Ejército Popular de Corea advierten a EEUU

El portavoz de las fuerzas estratégicas del Ejército Popular de Corea (EPC) hizo pública el día 8 de agosto una declaración que señala como sigue:

Las fuerzas estratégicas del EPC observan atentamente el hecho de que últimamente los EEUU ejecutaron en este año el lanzamiento de prueba del misil balístico intercontinental “Minuteman-3” desde la base aérea de Vandenberg (California) cuyo blanco era la República Popular Democrática de Corea (RPDC). Además del lanzamiento en sí, los EEUU movilizaron una escuadrilla de bombarderos nucleares estratégicos en la isla de Guam (en el Océano Pacífico) para entrenar a plena luz del día el golpe nuclear planeado contra objetivos estratégicos coreanos, exacerbando al máximo la tensión regional estacionando en las cercanías de Corea pertrechos nucleares estratégicos de diverso tipo.

Bajo la situación tan tensa creada en la Península Coreana, tales acciones militares del Imperio Norteamericano devienen la chispa que pueda ocasionar los peligrosísimos choques.

En particular, los bombarderos nucleares estratégicos nucleares despegados en Guam desarrollan a menudo en el espacio aéreo del Sur de Corea ejercicios de guerra real para golpear los puntos estratégicos de la RPDC y la demostración de su poderío militar, lo que es una situación peligrosa que nos urge observar con aguda vigilancia a esa isla, que no es sino un puesto avanzado de EEUU para la agresión contra nuestro país. Nos obliga a tomar significantes acciones sustanciales para mantenerlos a raya.

El mismo 8 de agosto, los piratas aéreos de la isla de Guam también se entrenaron con fuego real en el espacio aéreo surcoreano.

Evaluando el carácter de las acciones militares de las tropas norteamericanas en la región de Asia-Pacífico, el Máximo Dirigente Kim Jong Un, Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea, señaló que son los yanquis los que cometen estas imprudencias militares en una zona tan candente, portándose groseramente en las zonas marítimas periféricas de nuestro país y de todo el Océano Pacífico.

Y había ordenado la revisión del proyecto de acción fuerte y efectiva para mantener a raya los agresivos equipos del Imperio Norteamericano.

Las fuerzas estratégicas del EPC están revisando atentamente el proyecto de operación para emprender el tiro de cerco sobre el perímetro de la isla de Guam con el cohete balístico estratégico de medio y largo alcance “Hwasong-12” para dominar las principales bases militares de la isla, inclusive la base aérea de Anderson donde están estacionados los bombarderos nucleares estratégicos que nos incitan y nos amenazan en el espacio aéreo surcoreano, en vistas de enviar una fuerte señal de advertencia a EEUU.

Luego de ser bien revisado y trazado, el proyecto será informado a la Comandancia Suprema del EPC y se llevará a la práctica de modo sucesivo y múltiple, en cualquier momento, según la decisión de Kim Jong Un, Comandante en Jefe de las fuerzas armadas nucleares de la RPDC.

Una vez que se cumpla el plan de disparo, los yanquis tendrán la oportunidad de experimentar de cerca el poderío de las armas estratégicas de nuestro país.

Insistimos de nuevo en que las armas estratégicas fabricadas por la RPDC, con todo el sufrimiento y esfuerzo que han supuesto las pruebas armamentísticas y dedicándolo todo, no son un instrumento para “regatear” el reconocimiento de nadie y usarlas como moneda de cambio, sino que son medios militares reales para hacer frente de manera rotunda a la presión político-económica y a la amenaza militar de EEUU.

El derecho a elegir, es decir, la llamada “guerra preventiva” que utilizan los EEUU, no lo tiene sólo el Imperio. Es un gran error que el Imperio siga pensando que su tierra es un paraíso inexpugnable.

Los EEUU deben saber que los cohetes balísticos de las fuerzas estratégicas del EPC mantienen un constante estado de espera de disparo hacia el Océano Pacífico y prestan una profunda atención al ángulo acimutal de lanzamiento de nuestros cohetes balísticos.

Los EEUU deben tomar la decisión correcta para, en el futuro, no arrepentirse de sus decisiones presentes.

Deben renunciar de inmediato a sus imprudentes provocaciones militares, que nos obligan a tomar tales e inevitables opciones militares.

FUENTE: Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA)

Inaugurada el Aula “Fidel Castro Ruz” en la Universidad de Estudios Extranjeros de Pyongyang

762b86f72960440f4e9f0491432bc41fCon motivo del 91º aniversario del nacimiento del compañero Fidel Castro Ruz y del Mes de Solidaridad con el Pueblo Cubano, tuvo lugar el día 4 de julio la ceremonia de denominación del Aula “Fidel Castro Ruz” en la Escuela de Lenguas Extranjeras de la Universidad de Estudios Extranjeros de Pyongyang.

En la ocasión estuvieron presentes So Ho Won, vicepresidente del Comité Coreano de Solidaridad con Cuba y del Comité Coreano de Relaciones Culturales con el Extranjero, los funcionarios interesados, los profesores y alumnos de la escuela y el embajador Jesús de los Ángeles Aise Sotolongo, así como otros miembros de la embajada cubana en la República Popular Democrática de Corea.

En la ceremonia, los oradores recordaron que el Presidente Kim Il Sung y el Dirigente Kim Jong Il prepararon y fortalecieron junto con el compañero Fidel Castro Ruz las relaciones de amistad entre Corea y Cuba.

Subrayaron que harán todo lo posible para apreciar y desarrollar invariablemente las excelentes relaciones camaraderiles, preparadas por los líderes antecedentes de ambos países.

FUENTE: Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA)

El MINREX condena la demagogia contra la RPDC en el caso de Warmbier

En estos días, las autoridades de la administración norteamericana recrudecen la demagogia anti-RPDC calificando la medida humanitaria de ésta como una “conducta inhumana” en relación al caso de la muerte del ciudadando estadounidense Warmbier.

Al respecto, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea publicó el día 23 la siguiente declaración:

Evidentemente dicho, Warmbier es un criminal que en virtud de la ley de la RPDC fue sentenciado el 16 de marzo de 2016 a la pena de trabajo reformatorio por sus actos hostiles que cometió en cumplimiento de la misión que le asignó una entidad de conspiración contra la RPDC de EEUU.

Como ya se ha publicado, durante la entrevista de prensa concedida el 29 de febrero de 2016, él mismo confesó entre lágrimas que había cometido actos hostiles contra la RPDC, en connivencia con la administración norteamericana, después de que recibiera la misión desde la “Sociedad-Z” de la Universidad de Virginia (EEUU), controlada por la Iglesia Metodista Unida de la Amistad (organización de conspiración anti-RPDC) y la CIA.

La CNN y otros medios de prensa de EEUU transmiten todavía el vídeo de Warmbier reconociendo sus crímenes y pidiendo disculpas en la conferencia de prensa ofrecida en Pyongyang.

Aunque no tenemos ninguna razón de dispensar misericordia a tal criminal del país hostil, le ofrecimos desde una posición humanitaria y con toda sinceridad un tratamiento médico óptimo hasta su regreso a EEUU, tomando en cuenta su mal estado de salud.

En cuanto al rumor infundado que circula ahora en EEUU según el cual Warmbier murió a causa de las torturas y golpes recibidos durante el trabajo reformatorio, algo tendrían que decir al respecto los médicos estadounidenses que viajaron a la RPDC para la devolución de Warmbier.

Los médicos examinaron a Warmbier e intercambiaron con nuestros doctores el resultado de las observaciones médicas.

Reconocieron que sus constantes vitales eran normales, incluido el pulso, la temperatura, la respiración y los resultados de las pruebas de corazón y pulmón. También reconocieron que les dimos el tratamiento médico que logró salvarle, cuyo corazón casi dejó de latir.

Ahora, los ex-funcionarios de la Administración Obama anuncian como su “mérito” la liberación de 10 norteamericanos según las medidas humanitarias de la RPDC. No podrían negar el hecho de que tratamos a los detenidos de acuerdo con las leyes y normas internacionales.

Es una incógnita para nosotros también la muerte súbita de Warmbier a menos de una semana de su regreso a EEUU con constantes vitales normales.

Warmbier es víctima de la política de “paciencia estratégica” de Obama, quien cautivado por la extrema hostilidad y el veto a la RPDC, vino negando el diálogo con ésta.

¿Por qué el Gobierno de EEUU, que se creen interesados en la seguridad de su pueblo, no habrá solicitado ni una vez por vía oficial a la RPDC la puesta en libertad por razones humanitaria de Warmbier durante la Administración Obama?

La respuesta a esta pregunta la deberían dar los mismos EEUU.

Aunque Warmbier era un delincuente con antecedentes hostiles a la RPDC, hemos aceptado la reiterada solicitud de la actual administración estadounidense y tomando en consideración el mal estado de salud del joven, se le permitió volver a casa desde un punto de vista humanitario y de acuerdo a la adjudicación del Tribunal Central fechada el 13 de junio de 2017.

Sin embargo, los EEUU tergiversan totalmente el suceso y levantan deliberadamente una campaña de demagogia reclamando la “venganza” y “presión” contra la digna RPDC, lo cual deviene en un desafío frontal y en un complot político contra Pyongyang.

Está claro que la mayor víctima del presente incidente es la RPDC. Sería estúpido pensar que la RPDC no sabe pasar las cuentas de ganancias y pérdidas.

La actual campaña de difamación anti-RPDC en EEUU nos obliga a redoblar la decisión de que es un tabú el humanitarismo e indulgencia para los enemigos y hay que dar más filo a la ley.

Los EEUU deberán meditar seriamente acerca de las consecuencias de sus actos imprudentes.

FUENTE: Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA)

Corea: la barrera contra la guerra imperialista (parte 1)

Por Yuri Pérez

Decir Corea es decir resistencia, es decir revolución y es decir anti-imperialismo y si de algo sabe por desgracia el pueblo coreano, es de luchar incansablemente contra el imperialismo.

Una nación, Corea, una única nación, norte y sur, pese a que algunos actores políticos internacionales, con intereses nada cercanos a los intereses del pueblo coreano, sino cercanos al gran capital, hayan querido perpetuar durante más de siete décadas una división artificial de la Península de Corea. Una nación con siglos de independencia a sus espaldas, desde su fundación en el año 2333 a.C., con gran respeto por sus vecinos en Asia, vio cómo a partir del siglo XVI su independencia se empezaba a poner en entredicho. Incursiones e invasiones japonesas, chinas y rusas, se sucedieron a lo largo de ese siglo, con lo que tras echar a los invasores, Corea tomó la decisión de mantenerse inexpugnable a las potencias del mundo, cerrada en sus tradiciones, su cultura y su deseo de independencia. A partir de ese momento, se conocería a Corea como “el Reino Ermitaño”.

Más duro si cabe sería el futuro para el pueblo coreano en los años venideros. Tras los coqueteos de la monarquía coreana con Japón a partir de 1876, que con el Tratado de Kanghwa ofrecía a Japón el derecho de “inmiscuirse” en los asuntos internos del país. Más tarde, en 1905, con la firma del Tratado de Eulsa, de facto una invasión parcial del país por parte del Imperio Japonés tras la guerra interimperialista ruso-japonesa y posteriormente en 1910 con la invasión total y la conversión en colonia japonesa (Tratado de Anexión de Japón y Corea), empezaría uno de los episodios más terribles que el imperialismo ha dejado a lo largo de la Historia de la Humanidad.

El fascismo japonés implantó la prohibición y eliminación de la cultura coreana, incluyendo la prohibición a los coreanos de utilizar su idioma, sus vestimentas tradicionales o sus peinados, las matanzas indiscriminadas de campesinos que se negaban a entregar sus cosechas al Imperio se generalizaron, centenares de miles de trabajadores y trabajadoras fueron explotados en las industrias japonesas (miles de ellos perecieron bajo el fuego de las bombas atómicas lanzadas por EEUU en las ciudades industriales de Hiroshima y Nagasaki), más de 450.000 trabajadores y trabajadoras fueron recluidos en campos de concentración para ser explotados en régimen de esclavitud (se les consideraba como “propiedades”), hasta 200.000 mujeres fueron obligadas a ser explotadas sexualmente durante años, como “mujeres de consuelo” para el uso y disfrute del Ejército Imperial Japonés y un largo etcétera de crímenes solamente comparables a los del nazismo alemán o los del imperialismo británico o estadounidense.

En todo este período, distintos grupos a favor de la independencia coreana lucharon incansablemente contra el horror del imperialismo japonés. Fue a partir de 1925 cuando el movimiento antijaponés empezó a estar verdaderamente organizado. Con ayuda de los partidos comunistas de China y la URSS, las guerrillas que operaban en Corea se fueron unificando y entendiendo que la lucha por la independencia debía ser también la lucha por el triunfo de la revolución socialista. Kim Il Sung lideraría ese proceso de lucha anti-imperialista y por el socialismo, que culminaría con la derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial.

A partir de 1945 y con la fundación del Partido del Trabajo de Corea comenzó una era de prosperidad jamás vista por el pueblo coreano con la construcción del socialismo, que lamentablemente sólo pudo disfrutar la parte norte del país. La división territorial de la Península de Corea para la reorganización tras la Segunda Guerra Mundial se convirtió en división perpetua por los intereses del capitalismo y de la nueva potencia hegemónica del imperialismo: los EEUU. Las tropas soviéticas, la otra parte que acordó la división temporal, abandonarían Corea en 1948 según lo acordado con EEUU; los imperialistas norteamericanos, sin embargo, jamás abandonaron la Península. En 1950, los EEUU provocaron la Guerra de Corea causando dos millones de muertes y comenzando una nueva era de terror para el pueblo coreano.

(Continúa en el próximo número de “Unidad y Lucha”)

Kim Il Sung, líder histórico de la Corea Democrática

245px-partido_comunista_de_la_argentina_28congreso_extraordinario29A continuación reproducimos un texto de homenaje al Presidente Kim Il Sung elaborado por el Partido Comunista de Argentina (Congreso Extraordinario) el pasado mes de abril con motivo del 105º aniversario de su natalicio.

KIM IL SUNG: LÍDER HISTÓRICO DE COREA DEMOCRÁTICA

El 15 de abril de 1912, hace 105 años, cerca de Pyongyang, nacía Kim Il Sung, líder histórico de la liberación nacional y social de la República Popular Democrática de Corea (RPDC), más conocida en el Occidente burgués como Corea del Norte.

Desde muy temprano combatió en las guerrillas coreanas contra las fuerzas de ocupación imperialistas japonesas en su Patria, militó y luchó en las filas guerrilleras del Partido Comunista de China por la misma causa, y se formó militarmente como oficial del Ejército Rojo soviético por la misma causa.

Tras la derrota del fascista “Imperio del Sol Naciente” japonés en 1945, asumió la conducción de su Patria liberada, siendo Primer Ministro y Secretario General del Partido del Trabajo de Corea desde 1948 hasta su fallecimiento, ocurrido en Pyongyang el 8 de julio de 1994.

Bajo su liderazgo y la Idea Juche (de confiar en las propias fuerzas), Corea inició la construcción de su soberanía y de su socialismo, así como la lucha por la reunificación nacional. Ésta sería abortada por la criminal intervención del imperialismo norteamericano (con cobertura cómplice de la ONU) que desató la sangrienta Guerra de Corea en 1950. La guerra terminó (aunque no formalmente) con un armisticio que dividió en dos la Península de Corea por el famoso Paralelo 38 en 1953.

En ese entonces, el Partido Comunista de la Argentina desplegó una intensa campaña de solidaridad internacionalista en contra del envío de tropas argentinas a Corea. Entre tantas actividades y jornadas, se recuerda la histórica y masiva marcha obrera de Pérez a Rosario por ese motivo. Finalmente, Argentina no participó de aquella guerra.

Desde su constitución, hace ya más de siete décadas, la RPDC y el nombre de Kim vienen siendo demonizados por el gigantesco aparato multimediático del capitalismo mundial: “amenaza nuclear”, “Estado terrorista”, “dictadura estalinista” y toda una serie de calificativos que no dan cuenta del monstruoso dispositivo de bases militares y amenazas nucleares del imperialismo norteamericano en y desde Corea del Sur, Japón y el Pacífico circundante.

En todo caso dan cuenta de la dignidad de una pequeña república socialista que, guste o no, ha sabido defender su soberanía contra viento y marea: un hueso muy duro de roer, diría que incomible, para el imperialismo yanqui.

PC(CE) / Partido Comunista (Congreso Extraordinario)

La estructura democrática de la RPDC

Por Arthur Manley

Para “Lalkar” y el Partido Comunista de Gran Bretaña (Marxista-Leninista)

La República Popular Democrática de Corea, por su denominación oficial, es objeto de burla por parte de los reaccionarios y liberales “de izquierda” que equiparan al socialismo con el nacional-socialismo. No obstante, la RPDC tiene una avanzada y compleja estructura democrática, a todos los niveles, y sus ciudadanos tienen acceso a un nivel de democracia nunca visto en las autoproclamadas naciones “libres” de Occidente. Vamos a investigar brevemente cómo funciona su sistema gubernamental y administrativo.

Los derechos de los ciudadanos

Los ciudadanos de la RPDC disfrutan de un amplio margen de derechos, y muchos de éstos son relevantes en los sistemas democráticos. Citaremos la Constitución norcoreana de 1972 para demostrarlos:

Artículo 4

La soberanía de la RPDC reside en los trabajadores, campesinos, trabajadores intelectuales y otros sectores trabajadores. El pueblo trabajador ejerce el poder a través de sus órganos representativos – la Asamblea Popular Suprema y las asambleas locales populares a todos los niveles.

Artículo 5

Todos los órganos de Estado en la RPDC están formados en función del principio de centralismo democrático.

Artículo 6

Los órganos del poder del Estado a todos los niveles, desde la Asamblea Popular a nivel de condado hasta la Asamblea Popular Suprema, serán elegidos bajo el principio del sufragio universal, igual y directo, mediante el voto secreto.

Artículo 7

Los diputados de los órganos del poder estatal a todos los niveles deberán tener lazos estrechos con sus electores y rendir cuentas de su trabajo.

Los electores podrán revocar a los diputados que elijan si se demuestra su falta de confianza en éstos.

Artículo 64

El Estado deberá garantizar con efectividad derechos democráticos y libertades de forma genuina así como el bienestar material y cultural de sus ciudadanos.

En la RPDC los derechos y las libertades de los ciudadanos se amplificarán con la consolidación y el desarrollo del sistema social.

Artículo 65

Los ciudadanos disfrutarán de los mismos derechos en todas las esferas del Estado y en las actividades públicas.

Artículo 67

Se garantizará a los ciudadanos el derecho a la libertad de expresión, de prensa, de asamblea, de manifestación y asociación.

El Estado deberá garantizar las condiciones para la libre actividad de los partidos políticos democráticos y las organizaciones sociales.

Artículo 73

Los ciudadanos tienen derecho a la educación. Este derecho está asegurado por un avanzado sistema educativo y por las medidas educativas llevadas a cabo por el Estado en beneficio del pueblo.

Como puede verse, los ciudadanos de la RPDC tienen sufragio universal por voto secreto, y todos los ciudadanos mayores de 17 años tienen permitido presentarse a los distintos cargos, independientemente de la situación económica o la filiación política. Hemos mencionado el derecho a la educación, porque también es importante para la democracia. La auténtica democracia solo puede llegar de la mano de gente informada, porque si la gente es ignorante no puede elegir lo que mejor les represente a ellos y a sus aspiraciones.

Por lo tanto, la RPDC garantiza constitucionalmente el derecho a la educación (incluidos los estudios universitarios) como importantes derechos democráticos, derechos que cada vez se echan más en falta en la mayoría de las “democracias” capitalistas porque se requiere de ciertas cantidades de dinero para afrontar una educación universitaria, o donde la financiación a su sistema de escuelas públicas fuera tan negligente que dejase a los niños más pobres fuera del acceso a la educación al mismo nivel que los más pudientes, los niños que gozaron y gozan de educación privada.

Hay muchos órganos de poder estatal en la RPDC, todos ellos elegidos democráticamente. La siguiente sección explicará qué son cada uno de ellos y cómo interactúan.

La Asamblea Popular Suprema

La Asamblea Popular Suprema (APS) es el más alto órgano del poder estatal en la República Popular Democrática de Corea, por encima de cargos como el de Presidente o Líder Supremo. Se compone de obreros y campesinos elegidos democráticamente, que representan en su mayoría al Partido del Trabajo de Corea, y que tiene el poder de elaborar nuevas leyes y revocar leyes antiguas, así como modificar la Constitución del país.

Las sesiones de la APS se celebran dos veces al año (las elecciones nacionales se celebran cada 5 años), pero pueden ser convocadas sesiones extraordinarias por el Presidium o a petición de al menos un tercio de sus miembros.

El Presidium de la Asamblea Popular Suprema

El Presidium de la APS es el equivalente a lo que era el Consejo Central de la URSS, siendo un consejo electo de políticos a tiempo completo que llevan a cabo las operaciones del día a día en el Estado. Mientras la APS no está celebrando una sesión, es el máximo órgano del poder estatal.

La APS elige a un Presidente, un Vicepresidente, así como a los secretarios y a los miembros generales. Este Presidium NO tiene la autoridad de enmendar la Constitución, o introducir leyes significativas – esto solamente puede ocurrir mediante el voto democrático en la APS, salvo en caso de invasión, e incluso de esa manera la prioridad sería intentar convocar un pleno de emergencia en la APS.

El principal papel del Presidium es llevar a término las decisiones acordadas en la APS, supervisar los diversos comités creados por la APS, y trabajar con la Asambleas Populares a nivel local junto al sistema judicial.

La Comisión de Defensa Nacional

Nombraremos brevemente a la Comisión de Defensa Nacional. De acuerdo a la naturaleza de la política “Songun” (lo militar es primero), es un importante órgano de la nación. La CDN está también elegida por la APS, y funciona de manera similar al Presidium.

El papel principal de la CDN es supervisar la expansión continua de las fuerzas armadas de la RPDC y su programa nuclear. Tiene la potestad de declarar el estado de guerra y movilizar a las unidades del Ejército Popular de Corea en caso de que fuera necesario.

El Gabinete

El principal papel del Gabinete es supervisar la economía planificada de la RPDC, en vistas de mantener el desarrollo sostenible y llevar a cabo el trabajo diplomático con otros Estados.

También es elegido por la APS, y subordinado a ésta, así como al Presidium cuando la propia APS delega el trabajo. Todos los órganos nacionales del poder estatal en la RPDC son elegidos, ya sea por el pueblo en sufragio directo o por medio de sus representantes en la Asamblea Popular Suprema.

El Gabinete puede adoptar medidas, pero no nuevas leyes o enmiendas constitucionales. El Premier del Gabinete es el representante oficial de la RPDC, cargo que está ocupado actualmente por el Camarada Pak Pong Ju.

La Asamblea Popular Local

La Asamblea Popular Local (APL) es el equivalente de la RPDC al modelo español de las comarcas, salvo que en el caso de las APL éstas poseen mucho más poder y facilidades para mejorar su jurisdicción que sus equivalentes españoles.

También son elegidos de la misma manera por la Asamblea Popular Suprema para un período de 5 años. Pueden adoptar medidas para llevar a cabo leyes, organizar planes para llevar a cabo las decisiones del Gabinete en lo relativo a la economía (la naturaleza de la RPDC como economía planificada significa que los órganos como las APL tienen mucho más poder sobre la economía local que en las economías de mercado), y elige o destituye jueces y otros miembros del sistema judicial.

El Comité Popular Local

El Comité Popular Local es el equivalente del Presidium para la APL, y es elegido por ésta.

El Sistema de Trabajo “Taean”

El Sistema de Trabajo “Taean” es el equivalente a los Soviets de Trabajadores de la URSS en los centros de trabajo, que son dirigidos por un Comité electo, que decide cómo implementar los decretos de la APS y del Gabinete marcados como objetivos económicos.

Estos comités deben estar compuestos por al menos un 60% de trabajadores, para evitar que el Consejo acabe dominado por elementos aburguesantes. El Comité del Partido en sí mismo elige a un Comité Ejecutivo, que toma el papel de la actividad diaria en el centro de trabajo, equivalente al Presidium y al Comité Popular Local.

El sistema sindical

Es importante hacer una breve mención al sistema sindical en la RPDC para entender de verdad la naturaleza democrática del país, donde se ejerce de manera real el poder popular. Al contrario que en las economías capitalistas, donde los sindicatos son vistos como impedimentos para las motivaciones codiciosas, los sindicatos están fuertemente apoyados en el Gobierno de la RPDC. Los sindicatos tienen el poder de convocar huelgas si lo consideran necesario, y miran por las necesidades de los gremios a los que representan, dentro del sistema colectivista que mira por que todos trabajen juntos.

Hay activo incluso un Sindicato de Niños y Niñas, al contrario que el horror de los Estados imperialistas que apenas permite la sindicalización de las personas adultas.

El sistema sindical promueve el fortalecimiento de la dictadura del proletariado, permitiendo al pueblo múltiples métodos democráticos para que se vean satisfechos sus deseos y sus necesidades.

Comentarios

Lo que podemos ver hasta ahora es que el sistema democrático de la RPDC es una realidad en cada nivel, y que incluso en medio de brutales sanciones imperialistas y una agresión constante contra el Estado, mantienen el poder popular a un nivel increíble y sorprendente.

Saliéndonos de la imagen habitual, de tintes racistas, que Occidente presenta de la RPDC como una “monarquía extraña” o una “dictadura dinástica”. los Kim son una parte muy importante de este sistema. El Camarada Kim Jong Un (líder del Partido del Trabajo de Corea) fue elegido, y si así lo deseara el pueblo, podría ser reemplazado.

Nos han dicho que es “imposible” para el pueblo coreano continuar con la misma persona como líder (tan acostumbrados que estamos en Occidente a líderes electos de pésima calidad porque “bueno, al menos no son tan malos como X”). La familia Kim está en una altísima estima para el pueblo de la RPDC, y por ello eligieron a Kim Jong Il para sustituir a Kim Il Sung y a Kim Jong Un para reemplazarle a él. Se nos ha alimentado el punto de vista del Camarada Kim Jong Un como un “monstruo desquiciado” que oprime felizmente al “pobre pueblo coreano, a quienes han lavado el cerebro” (la ironía de los liberales occidentales acusando de “lavado de cerebro” a toda persona que salga de sus dogmas enfermizos) pero simplemente no es verdad. Es puro racismo creer que el pueblo coreano sería feliz con un gobierno que les oprimiese de maneras terriblemente ignominiosas.

¿Si existiera un régimen como el que plantea la concepción occidental de la RPDC no sería derrocado en cuestión de días? La realidad es que este no es un régimen de esas características. Es lo que indica su propio nombre: una república popular democrática.