Opinión: “Donald Trump y Kim Jong Un, pocas nueces y un ganador”

La gran expectativa se ha cumplido. El accidentado camino a la cumbre entre EEUU y Corea del Norte al fin se realizó tal como se había planificado por ambos gobiernos. Ha habido una declaración muy genérica de buenas intenciones, y ambas delegaciones han dado muestras de satisfacción por lo logrado.

sing4

El Presidente Kim Jong Un y el Presidente Donald Trump, momentos antes de la Cumbre RPDC-EEUU del pasado 12 de junio en Singapur.

Pero en realidad, ¿se ha logrado algo? No es fácil contestar a esta sencilla pregunta. La respuesta puede ser distinta según de qué lado de la mesa uno se encuentre.

Corea del Norte ha logrado arrancarle a Trump una promesa de no efectuar más maniobras militares conjuntas con Corea del Sur, y Trump se ha ufanado de todo el dinero que se ahorrará con ello. La República Popular Democrática de Corea (RPDC) ya ha ganado con esa declaración, y sobre todo con haber conseguido que el Imperio haya tenido que reunirse con Kim. Sin duda, no es un éxito menor.

Pero, ¿cómo se consiguió este resultado? Se consiguió mediante la amenaza de utilizar armas nucleares contra el territorio imperial, contra Guam y las islas Hawaii. El tener armas nucleares operativas es lo que ha hecho bajar la cabeza al Imperio y acceder a entablar negociaciones.

La Corea Socialista es un pequeño país que ha sufrido todo tipo de provocaciones por parte de los EEUU, además de haber sido atacado y casi destruido por la política imperial de los EEUU, y eso ha sido lo que ha llevado a ese país a construir armas poderosas con las que defenderse ante la posibilidad cierta de ser atacados nuevamente por el Imperio Norteamericano.

Y eso precisamente es lo que el Estado norcoreano deberá tener presente ahora. Ya el gobierno de Bill Clinton había firmado un acuerdo con la Corea Socialista por el cual debía entregar diversos insumos a Corea del Norte, además de petróleo, y el compromiso de firmar un tratado de paz que pusiera fin al estado de guerra luego del armisticio de 1953, y que los EEUU no cumplieron jamás. Es decir, que el incumplimiento de los compromisos adquiridos es una práctica común de los gobiernos estadounidenses. Se sabe que la palabra del Imperio no vale nada, y hemos tenido una demostración palpable de ello cuando Trump decidió salir del acuerdo con Irán de no proliferación de armas nucleares mediante el control del enriquecimiento de uranio por parte de la OIEA, y el incumplimiento de lo firmado por él mismo en Canadá en el G7, y la denuncia de lo firmado al día siguiente desde el avión presidencial en viaje a la cumbre de Singapur.

El Estado norcoreano tiene un seguro de vida gracias a la posesión de las armas nucleares, y ha acumulado suficiente experiencia a través de los años como para saber que, bajo ningún concepto, debe desprenderse de ellas.

Pero la Corea Socialista sabe que sus vecinos (Corea del Sur, China, Rusia y Japón) están demasiado cerca como para salir indemnes de un ataque nuclear sobre su territorio, y objetivamente, juegan a su favor.

La RPDC sabe también que tanto China como Rusia están interesadas en mantener a los EEUU lejos de sus fronteras por su propia seguridad, y que esos dos Estados ya no practican lo que se llamó “política de apaciguamiento” con los EEUU, y que ahora confrontarán con el Imperio en defensa de sus intereses. La ecuación se viene resolviendo a favor de la RPDC. Trump está practicando la misma política que practicaron hace ya más de 70 años otros gobiernos republicanos, que consistía en mantenerse lejos de los “problemas” euroasiáticos: RPDC 1, EEUU 0.

Por Darío Herchhoren

Anuncios

15 de Junio: el ideal de la reunificación independiente y la gran unidad nacional

Han transcurrido 18 años desde que diera a luz la histórica Declaración Conjunta del 15 de Junio. Hoy también los coreanos rememoran con gran emoción la época de la reunificación que se abrió en la Península Coreana una vez aprobado dicho documento.

kimjongil-kimdaejung

El Dirigente Kim Jong Il, por la parte Norte; el Presidente Kim Dae Jung, por la Parte Sur. Juntos, estrechan sus manos en señal de amistad el 15 de Junio de 2000 en Pyongyang.

Las relaciones de desconfianza y enfrentamiento entre el Norte y el Sur de Corea que perduraron durante más de la mitad del siglo se convirtieron bruscamente en las de reconciliación y cooperación, se activaron las conversaciones y contactos en diversas ramas y se efectuaron con solemnidad los grandes festivales nacionales con la participación de los compatriotas del Norte y el Sur y en ultramar en los días conmemorativos como el 15 de Junio y el 15 de Agosto (Día de la Liberación del País). Se ligaron las líneas ferroviarias y carreteras cortadas entre el Norte y el Sur, se abrieron las rutas marítimas y aéreas por las que viajaron los deportistas y artistas del Norte y el Sur, y tuvieron lugar las exhibiciones de materiales históricos, seminarios de los historiadores y exposiciones de fotos, todos estos auspiciados por ambas partes. En los torneos internacionales, los deportistas del Norte y del Sur, precedidos por la bandera de la reunificación, entraron en el lugar de la ceremonia de inauguración y las hinchadas de ambas partes cooperaron para estimular a sus jugadores, demostrando al mundo que el Norte y el Sur son una nación homogénea con la misma sangre, idioma y cultura.

El cambio notable en las relaciones intercoreanas, el inicio de la época de la reunificación del 15 de Junio, fue un fruto alcanzado gracias a la Declaración Conjunta que se afirma en la voluntad de lograr tanto la reunificación del país como la coprosperidad nacional con la fuerza unida de los coreanos.

Este documento constituye el gran programa de la reunificación independiente, pues señala las vías para rechazar a las fuerzas foráneas, mejorar las relaciones Norte-Sur y reunificar el país con la fuerza unida de la nación.

La Declaración del 4 de Octubre, adoptada en 2007, sirve de guía para la acción de la era de la reunificación independiente que reafirma el espíritu principal de la Declaración del 15 de Junio y señala a todas luces las tareas para ejecutarla. El ideal de “Entre nosotros, los connacionales” encarnado en las dos Declaraciones, es precisamente el de la independencia y la unidad nacional, y su justeza y vitalidad se demostraron sin reservas en la práctica del movimiento de la reunificación de la patria.

El compañero Kim Jong Un llevó adelante dichas declaraciones que reflejan la noble voluntad del Dirigente Kim Jong Il aspirante a la reunificación independiente, conforme a la exigencia de la nueva era histórica, y realizó las sempiternas proezas que brillarán eternamente en la Historia del movimiento de la reintegración de Corea.

Hace unos meses, se marchó a la parte sureña de Panmunjom considerado como un símbolo de la división nacional, sostuvo un encuentro Cumbre Norte-Sur y dio a luz la Declaración de Panmunjom, por lo cual se produjo un cambio dramático en las relaciones intercoreanas congeladas durante largo tiempo.

La Declaración de Panmunjom da continuidad a los citados documentos preparados por Kim Jong Il y representa la nueva era histórica, la de Kim Jong Un. Deviene el programa común de la nación más sustancial y racional que tiene como su núcleo el ideal de “Entre nosotros, los compatriotas” y el principio de la independencia, y que conviene tanto a la voluntad y anhelo de todos los compatriotas como a la aspiración de la sociedad internacional que desea la paz y la reunificación de la Península Coreana.

Hoy, todos los coreanos enaltecen al compañero Kim Jong Un que abre una coyuntura trascendental de la reunificación del país para hacer realidad el anhelo del Dirigente Kim Jong Il, y tienen fue en la justeza de su idea de la independencia y la unidad nacional, así como la inevitabilidad de su victoria.

FUENTE: KFA Euskal Herria

La RPDC critica la nueva “Relación de Libertad Religiosa” del Departamento de Estado de EEUU

En el día 29 del mes pasado, el Departamento de Estado de EEUU publicó la “Relación sobre Libertad Religiosa Internacional de 2017”.

En el documento, el órgano de los EEUU se refirió a la “represión” de la religión y a la “detención” de religiosos en la República Popular Democrática de Corea, enumerando los “datos” que conceden la verdad a ese respecto.

chilgol_church_2528155455293012529

Cristianos norcoreanos asisten a una misa en la Iglesia Protestante “Chilgol” (Pyongyang)

En conclusión, la ofensiva de los EEUU en el campo de la “religión” no es más, en esencia, que una intención nociva para preparar la agresión y la intervención necesaria evitando generar disculpas para atacar a un Estado soberano y derribar su régimen.

Los EEUU son un país que habla más que nadie sobre “libertad de religión”. No obstante, la represión y el abuso de la creencia religiosa y otros hechos históricos demuestran que este país no tiene ni la calidad ni las obligaciones para afrontar esa cuestión.

Para sus intereses, el país norteamericano se refiere al Islam, una de las tres grandes religiones del mundo, como una creencia belicosa, y habla abiertamente de eliminarlo “transformando todas las fuerzas islámicas y llevándolos para el camino de la democracia occidental”.

Debido a ese comportamiento de los EEUU, en Oriente Medio los conflictos entre países y naciones, tribus y sectas no cesan ni por un día.

Los crímenes antirreligiosos cometidos por el país norteamericano, como quemar la Biblia además de cometer actos ruines contra los religosos, son registrados en todos los lugares del mundo.

La máscara de los EEUU de “libertad de religión” se cayó en Corea y enormes crímenes antirreligión fueron registrados.

Durante la última Guerra de Corea, los EEUU mataron cruelmente a muchos creyentes coreanos por medio de bombardeos y asesinatos indiscriminados, destruyendo más de 1.900 instalaciones religiosas.

El objetivo de las “actividades religiosas” emprendidas en suelo coreano por los EEUU es difundir entre los coreanos el servilismo pro-yanqui y el modo de vida estadounidense para instigar reaccionariamente buscando el colapso del Partido, el Estado y el régimen de Corea del Norte.

Como demuestra la realidad, la publicación de las relaciones con títulos diferentes de los EEUU cada año no es nada más que una farsa suya para manchar la imagen externa de Corea y justificar su política hostil hacia el país socialista.

Los EEUU no pueden esperar soluciones correctas para cualquier problema si continúan cometiendo actos recurriendo a un pensamiento tan anacrónico a la realidad ignorando el verdadero aspecto de los derechos humanos en Corea del Norte, donde se ha hecho realidad el sueño con el potencial de la unidad monolítica entre el Líder, el Partido y las masas populares.

Los EEUU deben adquirir un nuevo pensamiento estratégico, poniendo fin a la difamación de la imagen de la digna RPDC bajo los engañosos estandartes de la “protección de los derechos humanos” y de la “libertad de religión”.

FUENTE: KCNA

La cobertura de Televisión Española (TVE) sobre Corea

Televisión Española (TVE) programó para “La Noche Temática” un auténtico despropósito encaminado a sembrar odio y confusión interesada acerca de la situación actual en Corea.

Aprovechando el momento de mayor distensión en la Península Coreana en décadas, TVE se animó a programar un especial en su programa “La Noche Temática” de La 2, con la emisión de dos documentales cuyos títulos nos van dando pistas de por dónde van a ir los tiros: “Los héroes del dólar” y “Kim Jong Un: biografía no autorizada”.

14072932215_1ce9ee1901_b-1024x696

“Aunque el perro ladre, ¡el tren de la Revolución sigue su marcha!”

En la página web del programa nos contaron extensamente de qué iba a ir el tema. Los titulares nos van dando pistas: “Corea del Norte, crueldad en el poder”. Y luego: “150.000 obreros trabajan en el extranjero para enviar divisas al régimen, incluso en la UE”; “la mayoría de los ciudadanos ven a Kim Jong Un como una deidad”.

Podemos ir comentando el extenso texto que viene a continuación de dichos titulares en la referida web de TVE, donde el sensacionalismo, el despropósito y los errores de bulto directos se van sucediendo sin aparente rigor.

El primer documental trata de la posibilidad de que todos los norcoreanos que (incluso en palabras del propio cronista) “trabajan en el extranjero”, lo hacen forzadamente para conseguir divisa. Es decir, no nos queda claro si trabajan en el extranjero como inmigrantes, o están sometidos a trabajos forzados fuera de su país por alguna extraña razón.

“El salario de estos trabajadores se transfiere directamente al gobierno”. Cabría preguntarnos cómo subsisten. Pero es que el propio documental nos lo aclara a continuación, en palabras de un desertor norcoreano que ahora vive en Corea del Sur: resulta que no transfieren todo su salario, solo el 7%. Aún así, ya llegados a este punto empezamos a creernos pocas cosas.

Entonces, ¿es posible vivir con ese sueldo? En la República Popular Democrática de Corea desde luego que sí. Desconocemos de cuánta cantidad es resultante ese 7%. Desconocemos dicho sueldo. Lo que sí conocemos (desde la KFA y por experiencia propia) es que en la RPDC existe el pleno empleo, que la vivienda, así como educación, sanidad, ropa y comida, son gratuitas, que los precios son extremadamente bajos, que el transporte público es baratísimo, y un largo etcétera. Por otro lado, no existen los impuestos desde 1974. El dinero viene del mismo sitio, pero no se le quita al trabajador. Se podría hasta vivir sin sueldo, e insisto, que este no es el caso.

Pero es que según TVE, ese 7% se invierte directamente en los “lujos” de los dirigentes (lujos que, al parecer, solo pueden pagarse en divisa extranjera), y en el programa nuclear (el cual ha cesado por completo desde el día 20 de abril). De nuevo, dentro de lo ridículo del discurso, esta gente además maneja información no actualizada, suponemos que a propósito.

Es cierta una cosa: en Corea hace falta divisa, y por culpa de las injustas sanciones y del brutal bloqueo al que está sometida la RPDC, está difícil conseguirla. Pero TVE va más allá. Afirma que hay “supervisores locales” norcoreanos en países y en empresas extranjeras. Están allí vigilando a sus compatriotas. “Con el impulso de unos salarios más bajos que nunca, el resto del mundo es cómplice, ya que ayuda al régimen norcoreano a conseguir sus ambiciones, sobre todo para financiar su programa nuclear poniendo en peligro a toda la humanidad”. Pues que juzguen en La Haya al “resto del mundo”, no sé. O sea, el mundo es cómplice… ¿de Corea? ¿Quién está ahora mismo (y desde hace ya tiempo) poniendo en peligro a toda la humanidad? ¿Corea?

Según TVE, en Corea nadie se queja, pero eso es porque hay una inmensa “máquina de propaganda” que hace que todo el mundo piense igual. ¿Realmente alguien se cree esta estupidez?

“Algunos trabajadores norcoreanos pidieron a los rusos que les pagaran directamente. Pero les arrestaron. Desaparecieron en campos de prisioneros”. ¿Quién los arrestó? ¿Los rusos? ¿Corea misma actuando fuera de sus fronteras? ¿Dónde están esos campos de prisioneros? Pero es que el documental afirma que, antes de llegar al extremo de hacer desaparecer a la gente, se les chantajea con sus familiares, los cuales “pagarían el precio”… ¿Pero qué precio? ¿El 7%?

Y, ¿cuáles son los servicios de inteligencia a nivel mundial que actúan normalmente fuera de sus fronteras?

“Thae Yong Ho, ex-diplomático de Corea del Norte en Londres, tiene información privilegiada del sistema global de estas brigadas de trabajo de Corea del Norte”. No podemos creer en la palabra de un desertor, alguien que ha traicionado a su país, a su gran familia. Personalmente, nos fiamos más de los diplomáticos reales, que sí tienen información privilegiada, que nos la comunican, que intentan hacer su trabajo en condiciones difíciles, y en aquellos coreanos que han sido expulsados del país anfitrión por gobiernos de extrema derecha que faltan a las más básicas normas de diplomacia, hospitalidad y educación. Estos gobiernos responden a la voz de su amo cuando son requeridos.

Uno de los directores de este documental, Carl Gierstorfer, se presenta a sí mismo en su web: “soy un cineasta radicado en Berlín con una pasión por contar historias sobre personas, ciencia y naturaleza. Estudié Biología en la University College de Londres. Ya sabes, Darwin y la evolución. Animales y virus. Genes y genealogía. Todo está conectado de una manera extraña y maravillosa; un campo de juegos eterno, donde encuentro los temas para mis películas”. ¿No suena a darwinismo social? Da un poco de miedo.

A continuación, otro documental: “Kim Jong Un: biografía no autorizada”. El director es Anthony Dufour, un realizador canadiense que ya había hecho documentales insultantes hacia Corea con anterioridad.

Aquí La 2 nos habla de Corea como un “mundo oculto”, y se pregunta: “¿qué sabemos realmente del líder norcoreano que rige con puño de hierro su país desde 2011?” Bueno, pues al parecer TVE sabe muchísimo, pues nos hace una densa y detallada crónica de la vida del Mariscal… sin dar ni una, por cierto. Y quienes rigen con puño de hierro la RPDC son las masas trabajadoras coreanas, que poseen los medios de producción, y tienen por tanto en sus manos su propio destino.

“La mayoría de los ciudadanos de Corea del Norte ven a Kim Jong Un como una deidad”. Bueno, los ciudadanos y ciudadanas de la RPDC saben perfectamente que el Mariscal es de carne y hueso, no se me ocurre otra manera de expresarlo.

Entre medias, TVE inserta una foto que reza: “Kim Jong Un presencia el ensayo de una bomba nuclear”. Lo que se ve es el ensayo de un cohete balístico – es complicado mirar directamente hacia un ensayo nuclear.

Para terminar: “Corea del Norte también ha desarrollado unidades de guerra electrónica que se encuentran entre las más poderosas del mundo. Estas unidades fueron las que atacaron los estudios de cine Sony en EEUU tras el estreno de una película humorística que se burlaba abiertamente de Kim Jong Un”. Primero, lo de este ataque es falso; segundo, de ser cierto, la RPDC hubiese estado totalmente legitimada para tal acción: que se burlen de otro. Además, ya basta de “Guerra Fría cultural” y de ver chorradas en la tele, ¿no?

¿Qué es lo que intenta TVE? Alinearse con el asqueroso imperialismo yanqui dentro de una estrategia dirigida a boicotear los evidentes y aplastantes avances que se están dando en las conversaciones coreanas Norte-Sur. Conversaciones, recordemos, promovidas por la parte Norte a raíz de los últimos Juegos Olímpicos de Invierno. Y es que aunque el perro ladre, ¡el tren de la Revolución sigue su marcha!

Por Mikel Vivanko

Entrevista a Alejandro Cao de Benós desde Ecuador

Una histórica cumbre se ha celebrado este viernes 27 de Abril entre la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte) y la República de Corea (Corea del Sur) en la franja sur de la Zona de Seguridad Conjunta (ZSC).

Este encuentro de alto nivel ha sido el primero entre mandatarios coreanos en 11 años y el tercero en la Historia. A su vez, el líder norcoreano Kim Jong Un tiene planificado un encuentro con su homólogo estadounidense Donald Trump, el primero entre jefes de Estado de ambos países.

La agencia ANDES conversó justo antes de la Cumbre Intercoreana con Alejandro Cao de Benós, Delegado Especial del Comité para las Relaciones Culturales de la RPDC, quien expuso desde Tarragona (España) sus valoraciones sobre la importancia de esta Cumbre, los puntos a discutir y la posición de su Gobierno para lograr una posible reunificación.

¿Cuáles son sus expectativas ante esta tan esperada Cumbre entre las dos Coreas?

Las expectativas, la verdad, es que son muy buenas. Primero, recordar que por parte de nuestra República, por parte de Corea del Norte, siempre hemos querido la reunificación, basada en el respeto a las ideologías existentes, basada en una confederación de un país con dos sistemas políticos donde, manteniendo ese respeto a las ideologías, la nación pueda unirse y colaborar en procesos industriales y pasando por la cultura.

Es importante también recalcar que, aunque muy poca gente lo sepa, se firmaron dos acuerdos; uno el 15 de Junio de 2000, así como otro el 4 de Octubre de 2007, con dos presidentes surcoreanos, para allanar ese camino hacia la reunificación de Corea pacífica.

Lo que vemos ahora es un proceso que arranca desde el año 2000, que en este caso ha tardado muchos años en reemprenderse, más de 10 años y unas cinco comunicaciones con el Sur.

¿Cuáles serían los temas más relevantes a discutir?

Uno de los puntos principales de esa reunión va a ser reactivar el Centro Industrial de Kaesong, que se trata de un centro industrial conjunto Norte-Sur ubicado en la frontera, y es uno de los puntos cruciales y primeros que se debe tratar para recuperar la relación que existía hace más de 10 años.

Además del abandono de los ensayos nucleares anunciado por Kim Jong Un, ¿en qué otros temas debe ceder su Gobierno para llegar a reconciliaciones pacíficas definitivas?

Va a ser todo un proceso en el que debemos ver también el esfuerzo por parte de EEUU al nivel de firmar la paz definitiva que ponga final a la Guerra de Corea; que se ponga fin a las sanciones porque Corea es el país más sancionado del mundo y eso nos impide comerciar con el exterior.

Va a ser un proceso gradual, donde nosotros hemos dado el primer avance como es la moratoria en cualquier prueba balística intercontinental de pruebas nucleares. Ello no significa en ningún caso que la RPDC vaya a eliminar su armamento nuclear existente, sino que nos comprometemos a no continuar la producción.

Hay algunos medios y unos supuestos “analistas” que están falseando la información, diciendo que Corea se va a deshacer de su arsenal nuclear – cosa que no es cierta. Son 20 años de desarrollo que precisamente se han llevado a cabo por culpa de la agresión imperialista de los EEUU y de las amenazas del propio Trump.

Por lo tanto, mientras nosotros ya hemos desarrollado un sistema defensivo nuclear que nos asegura que el Imperio Norteamericano no va a ocuparnos, ahora ya podemos dejar a un lado las armas nucleares para centrarnos principalmente en la economía, que es el punto ahora más importante para nuestro Gobierno.

¿Cuál es el rol de países vecinos como China o Japón para una posible reunificación permanente?

En realidad su importancia es circunstancial, porque la relación va a ser entre Corea del Norte y los EEUU, que es la principal, que mantiene 40.000 tropas y misiles nucleares en el Sur, que está amenazando constantemente con la invasión de nuestra República, pero sin duda, mientras más actores apoyen o abracen esta distensión, mucho mejor.

En el caso de China, que es un socio importante y vecino con el que se ha compartido gran parte de la Historia, sin duda es muy bueno que apoye este tipo de conversaciones. Sin embargo, el actor principal es EEUU, que es quien tiene que firmar la paz y levantar las sanciones, y secundariamente, Corea del Sur, pues depende de ella gran parte de esta desmilitarización y el progreso en la reunificación.

Recientemente, el líder norcoreano visitó Beijing para una visita a su homólogo chino Xi Jinping, lo que significó su primera salida diplomática internacional, ¿qué se obtuvo de este encuentro?

Esto significa que China, a pesar de haber sancionado a Corea del Norte a través de la ONU, quiere también un rol; facilitar y mejorar las conversaciones entre ambos países. Es muy positivo que el señor Xi Jinping haya invitado a nuestro Mariscal a esta visita no oficial a la República Popular China.

Como digo, China ha estado sancionando a Corea, así que esperemos que también varíe su comportamiento respecto a los últimos años, en los que se ha alineado con los EEUU.

Según las últimas declaraciones de Trump, la posición norcoreana es positiva. También ha expresado su deseo de reunirse con su par asiático, ¿sería posible esta reunión próximamente en Mayo o Junio?

Sin ninguna duda. Es lo que se está planeando ahora mismo, y es el por qué de la visita de Mike Pompeo, Secretario de Estado de EEUU, a Pyongyang, quien ha ido a preparar precisamente esas reuniones, y es bastante seguro que se logrará esa reunión y que habrá un buen resultado.

¿Qué escenarios se vislumbran tras esta reunión del viernes 27 de Abril a corto y medio plazo?

Yo creo que, lógicamente, se van a sentar las bases de la reconciliación entre el Norte y el Sur de la Península. No podemos esperar grandes avances en un primer encuentro, pero es muy posible que de ahí salgan en los próximos meses actividades de intercambio, sobre todo a nivel cultural y empresarial, que son los más sencillos. Creo que vamos a ver gran movimiento; y en poco tiempo se pueden restablecer los vuelos comerciales, hasta ahora cortados, entre Seúl y Pyongyang. No se va a resolver todo en una reunión, pero sí marca un punto muy significativo muy importante.

Cicatriz sin cerrar

nk-koreamap

Localización de la isla de Jeju al extremo sur de Corea, rodeada por un círculo negro en el mapa.

Hace 70 años, en abril de 1948, los isleños de Jeju se levantaron contra el gobierno militar de los EEUU y las “elecciones separadas del 10 de mayo” fabricadas por la camarilla pro-estadounidense de Syngman Rhee.

Los EEUU emitieron una orden diabólica, diciendo que “lo que necesitaban es la isla de Jeju, no a sus isleños […] Es bueno verter gasolina sobre la isla para matarlos; y debe ser lo antes posible”.

Bajo la batuta del Ejército de los EEUU, el grupo de Syngman Rhee – bajo el pretexto de hacer una “limpieza de comunistas” – mató a tiros a los rebeldes de Jeju, los apuñaló hasta la muerte y los enterró vivos.

El bárbaro homicidio se cobró la vida de más de 70.000 isleños, el equivalente a la cuarta parte de los habitantes de Jeju, y todas las aldeas quedaron reducidas a cenizas. La isla de Jeju, conocida como “la Isla Misteriosa” o “la Isla de la Fantasía”, se convirtió en una isla de sangre; una isla sin vida.

Han pasado 70 años desde el levantamiento popular del 3 de abril de 1948 en la isla de Jeju, y se escuchan las protestas apasionadas del pueblo del Sur de Corea. La investigación sobre ese levantamiento popular, el castigo de los responsables de la misma, las disculpas oficiales del Gobierno de los EEUU y la reparación de la misma no han sido resueltas.

El pasado 31 de marzo se realizó una manifestación en la isla de Jeju bajo el patrocinio de la sede central en la isla de la Confederación de Sindicatos de Corea, con la participación de 5.000 sindicalistas y miembros de organizaciones cívicas.

La verdad del levantamiento popular del 3 de abril de 1948 no ha sido aún aprobada y aún no tiene nombre oficial, dijo Kim Myung-hwan, Presidente de la CSC, y agregó que los trabajadores exigirán una disculpa de los EEUU, que frenaron el levantamiento con las bayonetas, y que tome su nombre real.

Antes de la manifestación, el sindicato celebró una conferencia de prensa conjunta en la que señaló que el levantamiento fue una gran acción de las personas que rechazaron la división nacional de Corea y lucharon por construir un país independiente reunificado. Dijo que exigirán una disculpa de los EEUU, que cometieron una masacre monstruosa y perturbaron la paz en la Península Coreana, e impulsarán el intercambio y la cooperación intercoreana para el establecimiento de un mecanismo de paz en la Península.

Se realizó una campaña de firmas cerca de la Oficina Municipal de Jeju en demanda de la responsabilidad de EEUU en la sofocación del levantamiento y sus disculpas.

El levantamiento popular del 3 de abril de 1948 fue una muestra de resistencia de los justos contra los EEUU y contra el fascismo, para oponerse a la política de esclavitud colonial estadounidense sobre Corea del Sur y a la partición nacional, y lograr la reunificación del país.

FUENTE: “Frente Democrático Nacional Anti-Imperialista de Corea del Sur”

“Rodong Sinmun” habla del deber común de la Humanidad

Esforzarse por una verdadera justicia internacional es la tarea histórica atribuida por la Humanidad y por el deber común de todos los países y naciones.

untitled-2

Así lo enfatiza el diario “Rodong Sinmun” en un artículo publicado el pasado día 29 de Marzo, y continúa:

Los imperialistas describen la intervención en los asuntos internos de otros países y la agresión armada como una “acción justa” para “exterminar el terrorismo”, la “defensa de los derechos humanos” y la “garantía de la paz”.

La “lucha antiterrorista”, llevada a cabo por los imperialistas para “asegurar la paz y la estabilidad mundial”, se convierte precisamente en terrorismo de Estado contra los países antiyanquis y anti-imperialistas, en la nueva versión de las guerras de agresión.

Frecuentemente cuestionan la “situación de los derechos humanos” de otros países al tiempo reivindican el papel de “juez internacional de los derechos humanos” para justificar la intervención en los asuntos internos de países anti-imperialistas independientes y la presión, agresión y derrocamiento de sus gobiernos.

Esto se ejemplifica en la invasión militar de los EEUU a Afganistán e Irak, cometidas bajo el título de “antiterrorismo” y “protección de los derechos humanos”.

Si las acciones criminales cometidas por los imperialistas y los dominacionistas con la bandera de la “justicia” fuesen dejadas impunes, el mundo se tornaría un lugar caótico donde la injusticia prevalece sobre la justicia y la agresión y la guerra son frecuentes.

El problema es que la ONU, con la misión de proteger la justicia internacional, es usada como aparato de algunos países específicos que persiguen sus objetivos injustos.

Si la arbitrariedad y el despotismo de Estados específicos y el patrón de doble moral son tolerados, la ONU no tiene ningún propósito e impedirá el establecimiento de un nuevo e imparcial orden internacional.

Por esta razón, muchos países miembros de la ONU están exigiendo y luchando por la reforma de esta organización internacional.

FUENTE: KCNA

Critican la insistencia de sanciones contra el pueblo y el gobierno de la RPDC

La República Popular Democrática de Corea (RPDC) criticó el pasado 24 de Marzo la política de “máxima presión” de los EEUU contra el pueblo y el gobierno del país asiático.

A través de “Rodong Sinmun”, diario oficial del Partido del Trabajo de Corea, se señaló que figuras de alto rango de la Casa Blanca y de los Departamentos de Estado y Defensa de EEUU insisten en mantener esa política.

Subrayó que Japón y otros aliados de Washington también se obstinan en mantener las sanciones anticoreanas y argumenta que la actual situación de la Península de Corea es una prueba de su efectividad.

De acuerdo con un comentario publicado en el diario norcoreano, el buen clima de la Península no es efecto de las sanciones de EEUU y sus socios, sino de las iniciativas y esfuerzos de la RPDC.

La escalada de la presión sobre ese país ha vuelto más fuerte al pueblo coreano y “pone en un grave riesgo el destino del mismo Imperio Norteamericano”, resaltó.

Aunque los EEUU y sus seguidores movilicen todos los medios y métodos para imponer las sanciones más duras, ello no pasa de una acción agonizante para liberarse del pavor a una derrota trágica, reiteró.

El contexto de distensión que vive la región, y que apunta a un escenario de diálogos en busca de la paz, tiene como punto inicial el anuncio de Kim Jong Un a principios de este año.

Durante el discurso de Año Nuevo, el Presidente de la RPDC expresó su disposición para mandar una delegación de su país a los Juegos Olímpicos de Invierno.

Después del anuncio, altos funcionarios de las dos Coreas dialogaron el 9, el 15 y el 17 de enero en Panmunjom, donde llegaron a varios acuerdos avalados por el COI y materializados en el evento deportivo.

En los recién concluidos Juegos Olímpicos de Invierno, el líder de la RPDC invitó a través de una carta a Moon Jae In a visitar su país lo más rápido posible, e incluyó la voluntad de mejorar las relaciones Norte-Sur.

La aproximación entre ambos lados de la Península de Corea implicó también la reactivación de un canal de comunicación, interrumpido en 2016.

Además de eso, acordaron analizar en futuros encuentros otros temas de interés bilateral, como la reunificación de las familias separadas por la guerra en la década de 1950 y diversas cuestiones militares.

La reunión de los jefes de Estado tiene en el centro de la mesa la desnuclearización de la Península de Corea.

También es probable una reunión en Mayo del Mariscal Kim Jong Un con Donald Trump, Presidente de EEUU, en la cual podría participar también el presidente surcoreano Moon Jae In.

La RPDC desarrolla un programa militar nuclear que considera defensivo y disuasorio ante las amenazas de EEUU y sus aliados que le impiden llevar adelante el desarrollo del pueblo de Corea Democrática.

FUENTE: Prensa Latina

La victoria diplomática de Kim Jong Un y de la paz en el ajedrez global

La prensa occidental viene divulgando en las últimas semanas (desde la participación conjunta de las “dos Coreas” en las Olimpiadas de Invierno – que comenzaron el 9 de Febrero) con aires de espanto hacia la “aproximación” entre Corea del Norte y Corea del Sur y la consecuente propuesta de desnuclearización de la Península y distensión con EEUU; esforzándose, paralelamente para encajar los actuales hechos en su frecuente narrativa de demonización de la Corea Popular paradojando la realidad.

La última de los grandes medios de comunicación, alineados con la política internacional estadounidense, fue presentar supuestos pasaportes brasileños de Kim Jong Un y su padre Kim Jong Il para acusarlos de un exótico interés que, en la narrativa mediática, fluctúa entre “conocer a Disney” y “huir de su propio país”. Todo ese circo sensacionalista, así como decenas de otras “noticias” que lo precedieron, tiene varios objetivos: en primer lugar, desviar el foco de las atenciones referentes a la Península Coreana, eclipsando la, todavía en curso, victoria diplomática de la Corea Popular en la reaproximación con el Gobierno surcoreano; en segundo lugar, distorsionar la imagen de ese país en una coyuntura en la que se han mostrado nítidamente como verdaderos defensores de la paz.

Toda esa narrativa de la prensa parte, además, de una presuposición equivocada y con fines de distorsión, ignorando que Corea es y siempre ha sido una sola nación. La división entre una Corea “del Norte” y otra “del Sur” es resultado directo de la invasión estadounidense en la parte sur de la Península al finalizar la Segunda Guerra Mundial, cuando se liquidaron los Consejos Populares (surgidos en la lucha contra Japón y que, en el norte, se convirtieron en un Estado – como los soviets en la Rusia socialista) y se instaló en el poder una dictadura militar liderada por Syngman Rhee (que vivió hasta la mitad de su vida en EEUU), responsable de ordenar el asesinato de 100.000 comunistas y partidarios de la reunificación un solo golpe (incluyendo a niños de 10 años de edad). La nación coreana, a nivel étnico, cultural y territorial tiene cerca de 5.000 años de Historia; un Estado unificado, entendido como “Corea”, más de 1.000 años. Corea es una sola nación y quien se comporta como un elemento extraño y ajeno, manteniendo la división desde el final de la Segunda Guerra Mundial, es el Estado surcoreano construido con la intervención del imperialismo estadounidense.

De esa forma, al contrario de lo que el tono de la prensa hegemónica da a entender, no debería haber ningún aire de sorpresa frente al actual proceso de reaproximación. Y, mucho menos, ningún aire de espanto con Corea del Norte por su postura favorable al proceso. Hace décadas, desde su fundador Kim Il Sung, que los coreanos del norte trabajan ardorosamente por la reunificación de la nación coreana, proponiendo, inclusive, un régimen de tipo federativo en que pueda prevalecer el esquema de “un país, dos sistemas”; aceptando, por tanto, hasta el mismo derecho de Corea del Sur de mantener su estructura básica en una futura patria reunificada, al mismo tiempo que Corea del Norte mantendría su sistema socialista.

Por tanto, es fundamental considerar que la Corea Popular siempre trabajó, de todas las formas posibles, por la paz y por la reunificación de la nación coreana. El elemento nuevo en esta coyuntura no viene, por lo tanto, de ningún cambio “sorprendente” en una supuesta “belicosidad” del Norte, pero sí de la correlación de fuerzas en Corea del Sur tras el derrocamiento de la ex-presidenta Park Geun Hye y de la extrema derecha surcoreana. La prensa, otros sectores derechistas y charlatanes mal o bien intencionados repiten insistentemente que la Corea Popular es una amenaza a la paz debido a su firmeza política y su programa nuclear. En ese caso, nada mejor que la práctica para demostrar quién tiene razón. Y la práctica ha demostrado, en un período de pocos años, cómo el Gobierno norcoreano está en la línea correcta al recabar apoyos de forma política y militar para negociar de igual a igual con cualquier fuerza en el mundo; conquistando, así, los elementos necesarios para caminar en el rumbo de la paz y de la reunificación de la nación coreana sin hacer ninguna concesión a la injerencia imperialista. Kim Jong Un, en poco tiempo de gobierno, ha cumplido su promesa de “domar con fuego y furia al maníaco estadounidense” y asestó un jaque al imperialismo y sus adversarios. Como un maestro del ajedrez, hizo de la Corea Popular garante de la paz al colocar al adversario en la responsabilidad de responder a la altura. La cuestión que queda ahora es: ¿responderán a la altura en pos de la paz? ¿Aceptará Trump la invitación para discutir el fin de las hostilidades contra el pueblo coreano? Y si no, ¿hasta cuándo los “bien intencionados” perpetuarán la hipocresía y continuarán atacando a la Corea Popular y a sus simpatizantes? En el ajedrez no existe el gris. Hay que posicionarse.

Por Diego Grossi, Profesor de Historia (PPGHC-UFRJ)

La RPDC anuncia resultados de las conversaciones con Seúl

La República Popular Democrática de Corea (RPDC) anunció el lunes por la noche los resultados de sus conversaciones a nivel de trabajo con Corea del Sur sobre el envío de un grupo artístico a los Juegos Olímpicos de Invierno, que se celebrarán entre febrero y marzo en el condado surcoreano de Pyeongchang.

136899304_15160807948441n

Lee Woo-sung (derecha), líder de la delegación surcoreana, y Kwon Hook Bong (izquierda), líder de la delegación de la RPDC, intercambian documentos en Tongilgak, un edificio norcoreano en Panmunjom, el 15 de enero de 2018. La RPDC acordó el lunes con Seúl enviar un grupo de 140 miembros a los Juegos Olímpicos de Invierno auspiciados por Corea del Sur, dijo el Ministerio de Unificación surcoreano (IMAGEN:Xinhua/Ministerio de Unificación de la República de Corea)

Las conversaciones, celebradas el lunes en el edificio Tongilgak de Panmunjom, contaron con la presencia de miembros de la delegación norcoreana encabezada por Kwon Hook Bong, director de departamento del Ministerio de Cultura, y miembros de la delegación surcoreana encabezada por Ri U Song, jefe de sección del Ministerio de Cultura, Deportes y Turismo, según la Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA, por sus siglas en inglés).

“En las conversaciones, ambas partes sostuvieron una discusión sincera sobre asuntos prácticos relacionados con las actuaciones del conjunto artístico de la parte Norte, que será enviado al área de la parte Sur con motivo de los XXIII JJOO de Invierno, y adoptaron un comunicado de prensa conjunto”, dijo la KCNA.

El informe citado por el comunicado de prensa decía que Pyongyang enviará a su grupo artístico, constituido por más de 140 miembros, a Corea del Sur, ofreciendo éste actuaciones artísticas en las ciudades de Kangrung y Seúl.

También decía el informe que los asuntos técnicos sobre las representaciones serán determinados a través de consultas con Corea del Sur, añadiendo que Pyongyang enviará una delegación de estudio de campo lo antes posible.

“La parte Sur garantizará la seguridad y la comodidad del grupo artístico de la parte Norte al máximo nivel”, dijo el informe.

Esta ha sido la segunda vez que la RPDC y Corea del Sur celebraron conversaciones en la aldea de tregua de Panmunjom, tras su primera reunión de alto nivel en casi 2 años celebrada el pasado 9 de enero.

Las dos partes han acordado cooperar en los JJOO de Invierno de Pyeongchang y tomar medidas para aliviar la tensión militar en la Península Coreana.

FUENTE: Xinhua en Español