Opinión: “Donald Trump y Kim Jong Un, pocas nueces y un ganador”

La gran expectativa se ha cumplido. El accidentado camino a la cumbre entre EEUU y Corea del Norte al fin se realizó tal como se había planificado por ambos gobiernos. Ha habido una declaración muy genérica de buenas intenciones, y ambas delegaciones han dado muestras de satisfacción por lo logrado.

sing4

El Presidente Kim Jong Un y el Presidente Donald Trump, momentos antes de la Cumbre RPDC-EEUU del pasado 12 de junio en Singapur.

Pero en realidad, ¿se ha logrado algo? No es fácil contestar a esta sencilla pregunta. La respuesta puede ser distinta según de qué lado de la mesa uno se encuentre.

Corea del Norte ha logrado arrancarle a Trump una promesa de no efectuar más maniobras militares conjuntas con Corea del Sur, y Trump se ha ufanado de todo el dinero que se ahorrará con ello. La República Popular Democrática de Corea (RPDC) ya ha ganado con esa declaración, y sobre todo con haber conseguido que el Imperio haya tenido que reunirse con Kim. Sin duda, no es un éxito menor.

Pero, ¿cómo se consiguió este resultado? Se consiguió mediante la amenaza de utilizar armas nucleares contra el territorio imperial, contra Guam y las islas Hawaii. El tener armas nucleares operativas es lo que ha hecho bajar la cabeza al Imperio y acceder a entablar negociaciones.

La Corea Socialista es un pequeño país que ha sufrido todo tipo de provocaciones por parte de los EEUU, además de haber sido atacado y casi destruido por la política imperial de los EEUU, y eso ha sido lo que ha llevado a ese país a construir armas poderosas con las que defenderse ante la posibilidad cierta de ser atacados nuevamente por el Imperio Norteamericano.

Y eso precisamente es lo que el Estado norcoreano deberá tener presente ahora. Ya el gobierno de Bill Clinton había firmado un acuerdo con la Corea Socialista por el cual debía entregar diversos insumos a Corea del Norte, además de petróleo, y el compromiso de firmar un tratado de paz que pusiera fin al estado de guerra luego del armisticio de 1953, y que los EEUU no cumplieron jamás. Es decir, que el incumplimiento de los compromisos adquiridos es una práctica común de los gobiernos estadounidenses. Se sabe que la palabra del Imperio no vale nada, y hemos tenido una demostración palpable de ello cuando Trump decidió salir del acuerdo con Irán de no proliferación de armas nucleares mediante el control del enriquecimiento de uranio por parte de la OIEA, y el incumplimiento de lo firmado por él mismo en Canadá en el G7, y la denuncia de lo firmado al día siguiente desde el avión presidencial en viaje a la cumbre de Singapur.

El Estado norcoreano tiene un seguro de vida gracias a la posesión de las armas nucleares, y ha acumulado suficiente experiencia a través de los años como para saber que, bajo ningún concepto, debe desprenderse de ellas.

Pero la Corea Socialista sabe que sus vecinos (Corea del Sur, China, Rusia y Japón) están demasiado cerca como para salir indemnes de un ataque nuclear sobre su territorio, y objetivamente, juegan a su favor.

La RPDC sabe también que tanto China como Rusia están interesadas en mantener a los EEUU lejos de sus fronteras por su propia seguridad, y que esos dos Estados ya no practican lo que se llamó “política de apaciguamiento” con los EEUU, y que ahora confrontarán con el Imperio en defensa de sus intereses. La ecuación se viene resolviendo a favor de la RPDC. Trump está practicando la misma política que practicaron hace ya más de 70 años otros gobiernos republicanos, que consistía en mantenerse lejos de los “problemas” euroasiáticos: RPDC 1, EEUU 0.

Por Darío Herchhoren

Anuncios

Kim Jong Un: “Pyongyang no necesita armas nucleares si las partes interesadas rechazan la hostilidad”

El presidente chino, Xi Jinping, se ha reunido con el líder norcoreano, Kim Jong Un, en el noreste de China estos 7 y 8 de mayo. El encuentro tuvo lugar en Dalian, en la provincia de Liaoning. Según “Xinhua”, Xi sostuvo conversaciones con Kim y organizó un banquete de bienvenida para el líder norcoreano.

dcq7ynwxkaawkpj

Kim Jong Un y Xi Jinping caminan y charlan por una playa de Dalian (China)

“En un ambiente cordial y amistoso, los líderes de los dos países mantuvieron un intercambio general y profundo de puntos de vista sobre las relaciones entre China y Corea del Norte y los principales asuntos de interés común”, publica la agencia china.

En la reunión, Kim Jong Un aseguró a Xi Jinping que su país “no necesita armas nucleares si las partes interesadas rechazan las políticas hostiles”. Además, Pyongyang espera fomentar las relaciones de confianza con EEUU a través del diálogo.

El presidente estadounidense, Donald Trump, escribió en su Twitter que tiene previsto hablar este martes con su “amigo” Xi Jinping sobre asuntos comerciales y sobre Corea del Norte.

“Estaré hablando con mi amigo Xi, el Presidente de China, esta mañana a las 8:30. Los temas principales serán el comercio, donde sucederán cosas buenas, y Corea del Norte, donde se están construyendo relaciones y confianza”, tuiteó el inquilino de la Casa Blanca.

Este es el segundo viaje de Kim Jong Un a China, después de su primera visita en marzo. En esa ocasión, que supuso su primer viaje oficial internacional, se reunió con el presidente chino en Pekín.

FUENTE: RT

Critican la insistencia de sanciones contra el pueblo y el gobierno de la RPDC

La República Popular Democrática de Corea (RPDC) criticó el pasado 24 de Marzo la política de “máxima presión” de los EEUU contra el pueblo y el gobierno del país asiático.

A través de “Rodong Sinmun”, diario oficial del Partido del Trabajo de Corea, se señaló que figuras de alto rango de la Casa Blanca y de los Departamentos de Estado y Defensa de EEUU insisten en mantener esa política.

Subrayó que Japón y otros aliados de Washington también se obstinan en mantener las sanciones anticoreanas y argumenta que la actual situación de la Península de Corea es una prueba de su efectividad.

De acuerdo con un comentario publicado en el diario norcoreano, el buen clima de la Península no es efecto de las sanciones de EEUU y sus socios, sino de las iniciativas y esfuerzos de la RPDC.

La escalada de la presión sobre ese país ha vuelto más fuerte al pueblo coreano y “pone en un grave riesgo el destino del mismo Imperio Norteamericano”, resaltó.

Aunque los EEUU y sus seguidores movilicen todos los medios y métodos para imponer las sanciones más duras, ello no pasa de una acción agonizante para liberarse del pavor a una derrota trágica, reiteró.

El contexto de distensión que vive la región, y que apunta a un escenario de diálogos en busca de la paz, tiene como punto inicial el anuncio de Kim Jong Un a principios de este año.

Durante el discurso de Año Nuevo, el Presidente de la RPDC expresó su disposición para mandar una delegación de su país a los Juegos Olímpicos de Invierno.

Después del anuncio, altos funcionarios de las dos Coreas dialogaron el 9, el 15 y el 17 de enero en Panmunjom, donde llegaron a varios acuerdos avalados por el COI y materializados en el evento deportivo.

En los recién concluidos Juegos Olímpicos de Invierno, el líder de la RPDC invitó a través de una carta a Moon Jae In a visitar su país lo más rápido posible, e incluyó la voluntad de mejorar las relaciones Norte-Sur.

La aproximación entre ambos lados de la Península de Corea implicó también la reactivación de un canal de comunicación, interrumpido en 2016.

Además de eso, acordaron analizar en futuros encuentros otros temas de interés bilateral, como la reunificación de las familias separadas por la guerra en la década de 1950 y diversas cuestiones militares.

La reunión de los jefes de Estado tiene en el centro de la mesa la desnuclearización de la Península de Corea.

También es probable una reunión en Mayo del Mariscal Kim Jong Un con Donald Trump, Presidente de EEUU, en la cual podría participar también el presidente surcoreano Moon Jae In.

La RPDC desarrolla un programa militar nuclear que considera defensivo y disuasorio ante las amenazas de EEUU y sus aliados que le impiden llevar adelante el desarrollo del pueblo de Corea Democrática.

FUENTE: Prensa Latina

El periódico “Rodong Sinmun” defiende la decisión estratégica de la RPDC

2000px-rodong_sinmun_logo-svg

Logotipo de “Rodong Sinmun”

Debido a los ataques brutales contra la soberanía y la intervención en los asuntos internos de otros países por las fuerzas imperialistas, el pasado año ocurrieron innumerables casos de flagrante violación del derecho internacional, los principios fundamentales de las relaciones internacionales y de la soberanía de varios países.

Entre tanto, en la Península Coreana – el área más tensa del mundo – la guerra nuclear que temía tanto el mundo no estalló porque las armas nucleares opresivas tuvieron el contrapeso de las armas nucleares de la justicia.

Los militares y civiles coreanos han redoblado su convicción de que el modo de aumentar la disuasión nuclear por la línea del desarrollo paralelo del Partido del Trabajo de Corea es enteramente justa.

Tanto es así que el diario “Rodong Sinmun” escribió en una editorial el pasado domingo las siguientes afirmaciones:

La voluntad de los militares y civiles coreanos de defender la paz en la Península Coreana y en la región se ha vuelto más fuerte.

La República Popular Democrática de Corea ocupa ahora la posición de potencia nuclear y misilística a nivel mundial que posee la bomba atómica, la bomba H y el misil balístico intercontinental o ICBM.

Durante el año pasado, los EEUU realizaron frenéticamente diferentes ejercicios de guerra nuclear, pero no se atrevieron a atacar a la RPDC con una fuerte disuasión de guerra.

El año pasado, esa tradición valió la pena: la victoria es de la RPDC y la derrota es lo que les espera a los EEUU, lo que prueba lo correcto de la línea de desarrollo paralelo de Pyongyang y su opción de aumentar considerablemente las fuerzas armadas nucleares.

Fuente: KCNA

El Songun y la paz

La Península Coreana es el punto más candente del mundo y un foco de guerra.

Con la ocupación de más de 70 años del Sur de Corea por parte de las tropas estadounidenses, los equipos bélicos de varios tipos colocados por EEUU en todo el ámbito de Corea del Sur y los sucesivos simulacros de guerra nuclear que realizan entre Seúl y Washington, en la Península Coreana perdura una crisis por la que se puede desatar en cualquier momento una nueva guerra.

Pero se preserva la paz. He aquí el motivo.

La República Popular Democrática de Corea (RPDC) está convencida de que en la actualidad, cuando se prepondera la coacción y la agresión del imperialismo, solo el fusil garantiza la soberanía y la dignidad nacional, así como la paz y la estabilidad de la región, aplicando la original política del Songun (prioridad de los asuntos militares) para fortalecer el poderío militar.

Kim Jong Un, Máximo Dirigente de la RPDC, el 15 de abril de 2012, pronunció ante el mundo su primer discurso oficial, en el que dijo que marchar por el camino de la independencia, el Songun y el socialismo era la estrategia de eterna duración de la RPDC. Bajo su dirección, este país hoy se ha convertido en una potencia militar que ningún enemigo se atreve a tocar.

Frente al extremo chantaje nuclear y la intervención de agresión de EEUU, la RPDC se hizo con la bomba atómica y en enero de 2016 alcanzó el éxito en la prueba de la bomba de hidrógeno, colocándose en la primera fila de las potencias nucleares.

Declaró solemnemente que el golpe anticipado con armas nucleares no era en modo alguno monopolio de EEUU, lo cual ha asombrado al mundo.

Pese a esta advertencia de la RPDC, si EEUU enciende la mecha de la guerra nuclear, o si se siente en lo más mínimo cualquier indicio de ello, los medios de golpe nuclear de la RPDC, en un santiamén, harán volar por entero las sedes de agresión y las bases militares exteriores del Imperio. Los lanzacohetes de gran calibre y de nuevo tipo que tienen a su alcance los principales objetivos de las regiones de las operaciones de Corea del Sur, los cohetes estratégicos intercontinentales apuntando a las bases militares estadounidenses en el Pacífico y al territorio estadounidense, así como los misiles balísticos de los submarinos estratégicos calificados como “pavor oculto”, están dispuestos a cortarle las vías respiratorias al Imperio en cualquier momento y lugar.

Lo grande que es el poderío del Songun de la RPDC, preparado para el combate a muerte contra EEUU, quedó bien demostrado en agosto de 2015, cuando la Península Coreana estaba al borde de la guerra.

Entonces, ante la provocación del Ejército surcoreano, el Ejército Popular de Corea (EPC), inmediata e implacablemente entró en estado de guerra y se preparó plenamente para el combate, lo cual le causó pavor al Imperio y al Ejército surcoreano. Los misiles y cañones de varios tipos del EPC pronto se prepararon para la partida y varias decenas de submarinos desaparecieron inmediatamente. La autoridad militar surcoreana que lo había presenciado comentó: “La facultad para la guerra de Pyongyang nos sorprendió sobremanera. […] La fuerza bélica revelada del Norte, aunque no fuera todo su potencial, bastó para superar completamente lo que imaginábamos”. La autoridad militar estadounidense expuso que la RPDC, reforzando con prontitud las fuerzas bélicas, se preparó para el combate y ello era algo serio. El Imperio que instigaba a las autoridades surcoreanas a desencadenar la guerra se atemorizó y las disuadió sin atreverse a inmiscuirse.

He aquí otro ejemplo:

En enero de 2015, frente a los ejercicios militares agresivos de EEUU, el EPC realizó ejercicios de golpe sobre un blanco marítimo, que simulaba a un escuadrón de portaaviones estadounidenses. Hacia un islote, junto al escuadrón simulado de portaaviones, los medios de ataque de los cuerpos del EPC abrieron fuego implacablemente y el trueno estremeció la tierra. Se trataba de una escena que hacía imaginar el territorio estadounidense, que se sumergiría en un mar de fuego en el caso de que el Imperio agrediera a la RPDC.

Este país está plenamente preparado para hacer frente a cualquier tipo de guerra que EEUU quiera, y opta tanto por la vía basada en armas convencionales como por la nuclear. Responder al ataque con bombas atómicas y misiles de EEUU con el contraataque con la bomba atómica justiciera y misiles, a las provocaciones con un instantáneo contragolpe y a la guerra agresiva con la gran guerra para la reunificación del país, esta es la firme voluntad de la RPDC.

En octubre de 2015 se efectuó el desfile militar por el 70.º aniversario de la fundación del Partido del Trabajo de Corea, lo cual mostró otra vez ante el mundo el incalculable poderío del EPC. Los diferentes tipos de armas tácticas modernas, misiles de nuevo tipo, complejos de antimisiles y otras armas corroboraron que la declaración de la RPDC de que la superioridad de la técnica militar ya no es monopolio de los imperialistas y que el tiempo en el que EEUU, con bombas atómicas, amenazaba a la RPDC, se acabó para siempre.

A la RPDC, país poderoso por el efecto del Songun, no la puede tocar jamás el Imperio. Si éste, aun embriagado de su “fuerza”, prende la mecha de una nueva guerra en Corea, desaparecerán para siempre del planeta.

EEUU sabe esto y ahora, evadiendo el choque con la RPDC, solo incitan al Consejo de Seguridad de la ONU – que les sirven de esclavos – para aplicar “sanciones” internacionales.

La paz nunca se logra mendigándola.

¿Qué pasó en Irak y Libia que, engañados por EEUU, por sí mismos destruyeron los misiles que consiguieron a cambio de la sangre y el sudor de sus naciones y renunciaron al programa nuclear?

Si la RPDC hubiera menospreciado, aunque fuera en lo más mínimo, el fortalecimiento de la fuerza militar, EEUU le hubiese asestado el golpe militar, la Península Coreana hubiese caído en guerra y la paz en la región se habría quebrantado despiadadamente.

La República Popular Democrática de Corea, país poderoso gracias al Songun y que solo consigue victorias, demuestra patentemente que sólo sobre el fusil de la autodefensa descansan la seguridad del país, de la nación y la paz.

Entrevista a Alejandro Cao de Benós en el periódico español “La Razón”

representante-pyongyang-espana-alejandro-cao_77252520_147319_1706x1280Lleva un año sin poder viajar a Corea del Norte porque tiene su pasaporte retenido por las autoridades españolas. Sin embargo, Alejandro Cao de Benós asegura que tiene una relación diaria y sólida con el régimen de Kim Jong Un. Se intercambia llamadas y correos electrónicos a diario a través de canales encriptados para evitar los hackeos y sigue de cerca los éxitos militares de Pyongyang. Asegura que el sistema balístico ha sido completado y que puede golpear en cualquier punto de EEUU.

¿Qué supone para Corea del Norte la última prueba balística calificada de éxito no sólo por Pyongyang sino también por la comunidad internacional?

Sin duda ha sido un éxito absoluto ya que por fin Corea del Norte ha demostrado que nuestros misiles intercontinentales tienen una capacidad de alcance de 13.000 kilómetros, lo que pone a nuestro alcance cualquier punto de EEUU. Esto es algo muy relevante porque así podemos demostrar a Donald Trump que tenemos capacidad de respuesta ante un ataque unilateral por su parte.

Ante el hermetismo total sobre el estado real del arsenal norcoreano, ¿nos podría dar alguna pista de cuál es la situación?

El estado de nuestro arsenal está completado. Lo único que tenemos es una prueba atmosférica y no sé si se llevará a cabo porque tiene consecuencias medioambientales importantes, como ya se ha visto con las pruebas que han realizado con anterioridad los EEUU o Francia. A nivel balístico está demostrada la capacidad intercontinental de Corea del Norte. En cuanto a la nuclear, ya se han hecho 6 pruebas bajo tierra y algunas termonucleares con bomba de hidrógeno. Lo que nos falta es la prueba de superficie o atmosférica en la zona del Pacífico. Ésta se desarrollará en función de la actitud de Washington en los próximos meses.

¿Espera el régimen norcoreano una respuesta bélica por parte de EEUU?

Trump no puede ir a más y ya solo le queda una invasión unilateral. Las sanciones están al máximo, de hecho, somos el país más sancionado del mundo. Si no se produce un ataque, que no se va a producir porque son conscientes de la capacidad nuclear que tenemos, o si siguen negándose a mantener una conversación discreta entre nuestra delegación de Nueva York o el Departamento de Estado, lo que haremos será esa prueba termonuclear. Estamos preparados para todo.

¿Cuál es su capacidad nuclear?

Total. Pero nuestra capacidad nuclear no es de ataque sino defensiva. Jamás Corea atacará un objetivo civil. Una prueba con ojiva termonuclear es muy posible. Se realizaría en aguas internacionales sin determinar en el Pacífico. Hay que tener en cuenta que desde Occidente se continúa en pie con la Guerra de Corea. En 1953 se firmó un armisticio y desde entonces ningún Presidente de EEUU ha querido firmar la paz. Así que, oficialmente, estamos en guerra. La guerra existe y es real. Hace pocos días, EEUU realizó maniobras militares con tres portaaviones nucleares y 11 fragatas junto a otras tropas con sus países satélites como Corea del Sur o Australia en nuestras fronteras, no en Alaska. Por lo tanto las provocaciones y el lanzamiento de bombas en nuestras fronteras se producen de manera regular y basta con que haya un error de cálculo para que se desate una guerra. La tensión nuclear está omnipresente por culpa de EEUU, que están empeñados en controlar toda la zona de Asia-Pacífico. Es parte de su plan desde la Administración Obama.

¿Es cierto que Kim Jong Un podría estar aumentando sus pruebas balísticas y nucleares para presionar a EEUU y que se sienten a negociar?

Nuestro Líder no hace esto para presionar a negociar. Así no funciona nuestro Gobierno ni nuestra ideología. Es lo mismo que dicen sobre la dependencia que tenemos de China. Trump creía que Pekín obligaría a Corea a convertirse al capitalismo, como si fuéramos un títere de China. Ahora ya ha quedado demostrado que no es así. Conozco bien nuestro gobierno y esto no se hace para sentar a nadie en una mesa sino para prevenir una guerra. Para que no suceda lo que ocurrió en Libia, en Irak o el lanzamiento de “la madre de todas las bombas” en Afganistán. Para evitar esto tenemos que seguir desarrollando nuestra tecnología nuclear. Nosotros no somos pro-armas nucleares pero es la única forma que tenemos para defender la República. Nosotros estamos dispuestos desde siempre a firmar la paz definitiva y abrir relaciones diplomáticas con EEUU como se demostró durante la Administración Clinton, cuando se sentaron las bases para solucionar todos los problemas entre ambos países.

¿Cuáles son las condiciones para que Kim Jong Un se siente a negociar?

La clave es que para establecer una negociación no se imponga ninguna condición. No se nos puede exigir que nos desarmemos para negociar, porque EEUU tampoco lo va a hacer. Así que, que no nos pongan exigencias. Nosotros estamos dispuestos a sentarnos en cualquier momento con EEUU. China les está presionando para que se sienten, también lo hace Rusia, pero Trump no quiere. Él quiere imponer. Incluso el Ministro de Exteriores ruso habló claro para decir que si lo que quiere Washington es aniquilar a Corea que lo diga abiertamente. Trump ya ha dicho que no va a sentarse con Kim Jong Un. Por nuestra parte, está más que demostrado que queremos la paz. Eso sí, sin renegar de nuestro sistema político ni entregar nuestra soberanía.

Por lo tanto, se puede decir que no son Trump ni Kim Jong Un los más adecuados para solucionar la crisis actual con Corea del Norte…

Trump no es un líder que pueda conseguir esto, pero Kim Jong Un sí lo es. Nuestro Líder es capaz de ir a cualquier mesa, Trump no. Y ese es el problema. Yo lo estoy intentando desde nuestra delegación en Nueva York y a través de conversaciones que tengo con amigos de la Secretaría de Estado y el Ejército de EEUU que tampoco comparten simpatías por lo que está ocurriendo.

¿Existen contactos de bajo nivel entre ambos países? ¿Cómo son estas conversaciones?

Claro que existen contactos entre bambalinas entre ambos países. Se producen a través de la Oficina de la ONU y se negocia con los encargados de Asia-Pacífico. Pero públicamente Trump incluso ha desprestigiado a sus propios trabajadores que se esfuerzan en esta tarea. Los ha ninguneado. Sin embargo, creo que es posible. Veamos lo que pasó con el ex-presidente George W. Bush: él incluyó a Corea del Norte en la lista de “países terroristas” para bloquear su comercio. Entre 2001 y 2008, Bush emprendió la política del “Eje del Mal”. Fue muy agresivo, similar a lo que ahora hace Trump. Sin embargo, en 2008 llegó a un acuerdo, retiró a Pyongyang de esa lista e incluso terminó con los insultos a nuestro Dirigente Kim Jong Il, que se transformaron en respeto. Bush pegó un cambiazo al final de su legislatura, así que podría pasarle algo similar a Trump cuando vea que la presión y las sanciones no funcionan. Cuando compruebe que Corea se desarrolla cada vez más, que tiene un potencial nuclear mayor y que las sanciones no hacen nada y no lo harán – como así ha sido en los últimos 70 años – cambiará. Verá que negociar es su única salida, la única forma de salir de esta como un “héroe” al haber llegado a un acuerdo con Corea del Norte. Sería para él un rédito político en lugar de una derrota que podría demostrar que las sanciones no han valido para nada y que Corea ha reforzado su capacidad nuclear.

Dice que las sanciones no están afectando a Corea del Norte, pero lo cierto es que su economía está agonizando…

Las sanciones complican las cosas pero no sirven para nada porque en el sistema de comercio exterior las empresas quieren negociar y si no se puede hacer directamente se hará a través de terceros países, pero donde hay dinero hay negocio, el dinero mueve el mundo y siempre que haya vendedores y compradores habrá un mercado. Esta es la norma del capitalismo, que es la que se mueve en la mayoría de los países del mundo. Las sanciones complican nuestro comercio exterior pero no se puede detener nunca el comercio internacional de manera completa. Ni en la guerra más destructiva. La importación y la exportación siempre seguirán.

Ante este bloqueo comercial, ¿cómo se abastece material y tecnológicamente Corea para desarrollar su programa balístico y nuclear?

Corea ha venido desarrollando su programa nuclear desde el inicio de la nación. Nosotros fabricamos desde los sistemas GPS hasta el último tornillo que lleve un cohete. Todo es propio. Todo está hecho en el país: los submarinos, los tanques… Ésta ha sido la principal industria de la nación desde 1948. Corea salió de una guerra contra Japón para meterse en otra, por eso la prioridad siempre ha sido crear una industria de defensa, la industria pesada – que es la que respalda a la ligera – y esto, unido a nuestra ideología que se basa en el autoabastecimiento y la autonomía. Si EEUU te cierra el grifo te hundes en la miseria, así que para acabar con esa dependencia tecnológica y de armamento siempre hemos tenido nuestros propios recursos y científicos.

¿Cómo valora el papel de China? ¿Siente que ha dejado de lado a su tradicional aliado norcoreano?

China mira por sus intereses y el de su principal cliente, que es EEUU. China es un país capitalista y viven de eso, de vender al resto del mundo, por eso deben cumplir con las órdenes que vienen de EEUU. Ahora tampoco se pueden exceder porque los propios chinos pueden ver una sumisión hacia EEUU, que también quiere quedarse con una zona del Mar de China Meridional, por lo que hay otro conflicto de intereses. China está en una balanza de equilibrio complicado: por una parte quiere agradar a EEUU y a la comunidad capitalista internacional y por otra, no mostrar una sumisión que permita a EEUU avanzar en su influencia en Asia.

¿Ocupa Rusia los vacíos que deja China en la relación con Kim Jong Un?

Rusia, cada vez más, tiende hacia un poder nacionalista. Vemos como Putin apuesta más por políticas multilaterales dirigidas a defender su territorio y los de la antigua URSS, que han sido devorados por el imperialismo norteamericano donde han colocado sus bases y realizan maniobras militares con países de la región. Rusia es cada vez menos cercana a EEUU. Desde Corea se nota una mejoría, por lo tanto, en la relación con Moscú si lo comparamos con el pasado. Lo que se ha perdido con China lo está tomando Rusia en estos momentos.

FUENTE: Diario “La Razón”

NOTA: Se han corregido algunos fallos ortográficos y de redacción de la entrevista original para facilitar así la lectura de la entrevista.

Saludamos y apoyamos a la RPDC y al pueblo coreano por su firmeza contra las sanciones, provocaciones y amenazas nucleares de EEUU

Nosotros, la Liga Internacional de Lucha de los Pueblos (LILP), admiramos y saludamos al Partido del Trabajo de Corea, a la República Popular Democrática de Corea (RPDC) y al pueblo coreano por defender su soberanía nacional, continuar de forma autosuficiente el desarrollo socialista y fortaleciendo su capacidad de disuasión nuclear y autodefensa. El imperialismo estadounidense expone burdamente su carácter agresivo y la inutilidad de sus intentos de intimidar al pueblo de Corea y al mundo con amenazas de guerra nuclear, con maniobras de guerra provocadoras, sanciones ilegítimas y una campaña de desinformación maligna y directa contra la RPDC.

Desde el pasado 21 de agosto hasta el 31 de agosto de 2017, el Comando de Fuerzas Combinadas del Ejército de EEUU y el Ejército surcoreano llevaron a cabo su “Ejercicio Ulchi Freedom Guardian” de carácter anual con aproximadamente 17.500 soldados estadounidenses participando junto a personal de todas las ramas del Ejército surcoreano y otros 7 aliados de EEUU, incluyendo soldados de Australia, Canadá, Colombia, Dinamarca, Nueva Zelanda, los Países Bajos y el Reino Unido. Este es el segundo de ya dos juegos de guerra anuales dirigidos por los EEUU y sus títeres del Sur de Corea designados para simular un ataque nuclear “preventivo” contra la RPDC así como una invasión y el descabezamiento de su dirección nacional.

Justamente la semana pasada, cazas y bombarderos del Ejército de EEUU llevaron a cabo operaciones militares en un campo de entrenamiento al este de Seúl. En esos aviones de combate había incluidos algunos bombarderos B-1B, capaces de realizar descargas nucleares. La RPDC ha pedido repetidamente a los EEUU que pongan fin a estos ejercicios militares de carácter despiadado y provocador en sus mismas puertas como intercambio por una moratoria en las pruebas balísticas de la RPDC pero los EEUU siempre lo han rechazado tajantemente. Pese a que las actitudes belicistas de EEUU desde que Trump alcanzó la presidencia se han calentado hasta el punto de que declarase que iba a desatar “una furia y fuego tales que el mundo nunca había visto antes” si la RPDC ponía en peligro a los EEUU. Su Secretario de Defensa, James “Mad Dog (Perro Loco)” Mattis, se hizo eco de sus declaraciones recientemente y afirmó: “Cualquier amenaza a los EEUU o a sus territorios, incluyendo Guam, o a nuestros aliados, será respondida con una respuesta militar masiva, una respuesta tan efectiva como abrumadora”. El Ministro de Defensa del régimen títere surcoreano apoyó las declaraciones llamando a un mayor desarrollo de las armas nucleares tácticas de EEUU en la Península Coreana.

Los medios occidentales están presentando este chisme estridente como una respuesta justificable a las recientes pruebas balísticas y nucleares. La RPDC ha hecho avances significativos en el desarrollo de su programa armamentístico este año, probando exitosamente un misil balístico intercontinental (ICBM) que puede alcanzar potencialmente las bases de EEUU en Guam o Alaska; una bomba de hidrógeno con una potencia estimada de al menos 100 kilotones que puede ser cargada en un ICBM; misiles de combustibles sólidos que reducen los tiempos de lanzamiento de horas a minutos; y baterías de misiles fortificadas que pueden ocultarse en bosques, bajo acantilados o abismos, debajo de los puentes, o ser posicionadas en otros lugares de lanzamiento que no son fácilmente localizables para los satélites enemigos.

El desarrollo del programa de armas nucleares de la RPDC es parte de su estrategia de disuasión y autodefensa contra la vieja política hostil de los EEUU contra la RPDC. Las bombas de EEUU asesinaron al 20% de la población y destruyó más ciudades en Corea del Norte entre 1950 y 1953 que en Japón y Alemania juntas durante la Segunda Guerra Mundial. Sin este desarrollo de las armas nucleares y los sistemas de lanzamiento de misiles, la RPDC se habría convertido en un objetivo fácil y directo para una agresión de alta intensidad como ha ocurrido en Irak, Libia o Siria.

El imperialismo de EEUU y sus títeres surcoreanos nunca han querido firmar un tratado de paz contra la RPDC desde el armisticio de 1953. Los EEUU nunca han reconocido diplomáticamente a la RPDC y han amenazado con su aniquilación desde su fundación en 1948. Han colocado a decenas de miles de tropas estadounidenses, sistemas de misiles, armas nucleares y otras armas de destrucción masiva en 15 bases en todo el Sur de Corea como amenaza constante a la existencia de la RPDC. Y aún con todo, los EEUU nunca han resuelto el problema de las ofensas a China y Rusia de desatar una guerra nuclear total contra la RPDC.

Pero los EEUU persisten en su esquema de presionar a China y Rusia para que se unan a EEUU y sus aliados en cortar todas las relaciones económicas con la RPDC. Trump está amenazando con cortar el comercio de EEUU con cualquier país que tenga cualquier tipo de actividad económica con Corea del Norte en vistas a provocar un colapso del país. Los EEUU amenazan con más sanciones, que serán acompañadas de un incremento de su presencia militar en la Península Coreana y con el desarrollo del THAAD en preparación de una guerra inminente, una invasión rápida y una estrategia de descabezar instantáneamente a la dirección nacional de la RPDC.

La LILP condena en los términos más fuertes el largo y continuo y record de la agresión imperialista de los EEUU, su bloqueo económico, sus provocaciones belicistas y el chantaje nuclear dirigido contra la RPDC. Mantenemos que el imperialismo de EEUU y sus títeres surcoreanos son responsables de la creación de una situación extremadamente volátil en la Península Coreana actualmente. Llamamos al pueblo coreano del norte y el sur a unirse y trabajar por la reunificación pacífica y la derrota de los esquemas decisivos del imperialismo de EEUU.

La LILP se posiciona firmemente en solidaridad y apoya vigorosamente al Partido del Trabajo de Corea y al pueblo coreano en su firmeza y defensa de su soberanía nacional, en desarrollo de su economía socialista autosuficiente, en la construcción de su capacidad de autodefensa, en la búsqueda de la reunificación pacífica del Norte y el Sur de Corea, por el reemplazo del acuerdo de armisticio por un tratado de paz y en busca de las condiciones globales para una mayor libertad, por la cooperación, la paz y el desarrollo contra el imperialismo de EEUU y toda la reacción.

La LILP llama a todos sus comités regionales, capítulos nacionales y organizaciones miembro a nivel global a llevar a cabo una campaña de información y protestas de masas en vistas a exponer, condenar y mostrar oposición a la persistente, hostil y agresiva política de los EEUU contra la RPDC y el pueblo coreano, al ya longevo y vigente bloqueo económico y demás sanciones, al incremento de la presencia militar que ha incluido armas nucleares y otras armas de destrucción masiva y ejercicios militares del imperialismo estadounidense, sus aliados imperialistas y los títeres surcoreanos en la Península Coreana, en las vecindades y en otras áreas más lejanas en la región de Asia-Pacífico.

Por José María Sison

Presidente del Comité Coordinador Internacional de la LILP

Las fuerzas estratégicas del Ejército Popular de Corea advierten a EEUU

El portavoz de las fuerzas estratégicas del Ejército Popular de Corea (EPC) hizo pública el día 8 de agosto una declaración que señala como sigue:

Las fuerzas estratégicas del EPC observan atentamente el hecho de que últimamente los EEUU ejecutaron en este año el lanzamiento de prueba del misil balístico intercontinental “Minuteman-3” desde la base aérea de Vandenberg (California) cuyo blanco era la República Popular Democrática de Corea (RPDC). Además del lanzamiento en sí, los EEUU movilizaron una escuadrilla de bombarderos nucleares estratégicos en la isla de Guam (en el Océano Pacífico) para entrenar a plena luz del día el golpe nuclear planeado contra objetivos estratégicos coreanos, exacerbando al máximo la tensión regional estacionando en las cercanías de Corea pertrechos nucleares estratégicos de diverso tipo.

Bajo la situación tan tensa creada en la Península Coreana, tales acciones militares del Imperio Norteamericano devienen la chispa que pueda ocasionar los peligrosísimos choques.

En particular, los bombarderos nucleares estratégicos nucleares despegados en Guam desarrollan a menudo en el espacio aéreo del Sur de Corea ejercicios de guerra real para golpear los puntos estratégicos de la RPDC y la demostración de su poderío militar, lo que es una situación peligrosa que nos urge observar con aguda vigilancia a esa isla, que no es sino un puesto avanzado de EEUU para la agresión contra nuestro país. Nos obliga a tomar significantes acciones sustanciales para mantenerlos a raya.

El mismo 8 de agosto, los piratas aéreos de la isla de Guam también se entrenaron con fuego real en el espacio aéreo surcoreano.

Evaluando el carácter de las acciones militares de las tropas norteamericanas en la región de Asia-Pacífico, el Máximo Dirigente Kim Jong Un, Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea, señaló que son los yanquis los que cometen estas imprudencias militares en una zona tan candente, portándose groseramente en las zonas marítimas periféricas de nuestro país y de todo el Océano Pacífico.

Y había ordenado la revisión del proyecto de acción fuerte y efectiva para mantener a raya los agresivos equipos del Imperio Norteamericano.

Las fuerzas estratégicas del EPC están revisando atentamente el proyecto de operación para emprender el tiro de cerco sobre el perímetro de la isla de Guam con el cohete balístico estratégico de medio y largo alcance “Hwasong-12” para dominar las principales bases militares de la isla, inclusive la base aérea de Anderson donde están estacionados los bombarderos nucleares estratégicos que nos incitan y nos amenazan en el espacio aéreo surcoreano, en vistas de enviar una fuerte señal de advertencia a EEUU.

Luego de ser bien revisado y trazado, el proyecto será informado a la Comandancia Suprema del EPC y se llevará a la práctica de modo sucesivo y múltiple, en cualquier momento, según la decisión de Kim Jong Un, Comandante en Jefe de las fuerzas armadas nucleares de la RPDC.

Una vez que se cumpla el plan de disparo, los yanquis tendrán la oportunidad de experimentar de cerca el poderío de las armas estratégicas de nuestro país.

Insistimos de nuevo en que las armas estratégicas fabricadas por la RPDC, con todo el sufrimiento y esfuerzo que han supuesto las pruebas armamentísticas y dedicándolo todo, no son un instrumento para “regatear” el reconocimiento de nadie y usarlas como moneda de cambio, sino que son medios militares reales para hacer frente de manera rotunda a la presión político-económica y a la amenaza militar de EEUU.

El derecho a elegir, es decir, la llamada “guerra preventiva” que utilizan los EEUU, no lo tiene sólo el Imperio. Es un gran error que el Imperio siga pensando que su tierra es un paraíso inexpugnable.

Los EEUU deben saber que los cohetes balísticos de las fuerzas estratégicas del EPC mantienen un constante estado de espera de disparo hacia el Océano Pacífico y prestan una profunda atención al ángulo acimutal de lanzamiento de nuestros cohetes balísticos.

Los EEUU deben tomar la decisión correcta para, en el futuro, no arrepentirse de sus decisiones presentes.

Deben renunciar de inmediato a sus imprudentes provocaciones militares, que nos obligan a tomar tales e inevitables opciones militares.

FUENTE: Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA)

Portavoz del MINREX rechaza totalmente el nuevo comunicado del Consejo de Seguridad de la ONU

En exclusiva con la Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA) concedida en relación con que EEUU y sus satélites cuestionan el lanzamiento de prueba del cohete balístico estratégico Pukguksong-2, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea dio el pasado día 23 la siguiente respuesta:

En medio de que se reportan de manera múltiple y sucesiva los eventos anunciadores del incremento de las fuerzas armadas nucleares del país, los funcionarios de las ramas de ciencias y técnicas de defensa nacional, así como los obreros de la industria bélica, ejecutaron otra vez con éxito el lanzamiento de prueba del cohete balístico estratégico tierra-tierra de medio y largo alcance Pukguksong-2.

Como ya ha trascendido, el objetivo del reciente disparo estuvo en confirmar finalmente las especificaciones técnicas del sistema de armamento Pukguksong-2 en su conjunto y examinar con suficiencia la posibilidad de su aplicación en diferentes circunstancias de batalla, de modo que se pudiera emplazarlo en las unidades militares para el combate.

Esto forma parte del proceso normal para consolidar el poderío de autodefensa nacional, siendo etapa previa el despliegue para el combate.

Sin embargo, con intención de cuestionar nuevamente a la RPDC, EEUU y sus seguidores volvieron a publicar el llamado comunicado del Consejo de Seguridad de la ONU usando expresiones trilladas como “sanción” y “condena”.

Rechazamos totalmente el presente comunicado que resuena al unísono con los actos hostiles anti-RPDC de EEUU.

Es imposible que se escuchen palabras razonables en boca de EEUU y sus satélites, que tienen un veto crónico a la RPDC y están colmados de hostilidad.

Nos provoca risa cada vez que les vemos acusándonos por nuestras medidas de autodefensa.

Ya hemos manifestado sustancialmente nuestra capacidad de ataque nuclear sobre toda la zona operacional de EEUU en el Pacífico, inclusive Hawaii – donde se halla la comandancia de las fuerzas norteamericanas en el Pacífico y Alaska – y estamos en disposición de destruir el propio territorio norteamericano, bastión de los agresores.

Cada vez que esas fuerzas hostiles cuestionen nuestras medidas para el aumento de las fuerzas armadas nucleares, se multiplicará el odio que nos hace acelerar la diversificación y el desarrollo al más alto nivel de esas fuerzas.

La justicia internacional está garantizada por una poderosa fuerza

north-korea-nuclear1El Dirigente Kim Jong Un, en su informe sobre las tareas del Comité Central presentado ante el VII Congreso del Partido del Trabajo de Corea, destacó que la Humanidad progresista debe luchar con dinamismo para realizar la justicia internacional que conseguirá solamente por una poderosa fuerza.

Los acontecimientos del escenario internacional en el último año corroboran una vez más cuán justa es la posición de principios del PTC sobre la justicia internacional.

Debido a las brutales maniobras dominacionistas e intervencionistas de las fuerzas imperialistas encabezadas por los EEUU, se han visto despreciados abiertamente los principios básicos de las relaciones internacionales y se califica la justicia como injusticia según los intereses de las potencias.

Las fuerzas hostiles han intentado convertir el mundo en un caos con la teoría bandida según la cual sus actos de violación de los derechos humanos son para “prevenir el crimen”, y la lucha contra el crimen de los países anti-imperialistas e independientes constituye una “violación de los derechos humanos”; y sus misiles son para preservar la “paz” y la “justicia”, mientras que el desarrollo de misiles de otros países son la “injusticia” que “perturba la paz”.

Abusando del viejo orden internacional basado en la injusticia, los EEUU y sus satélites aplican la pauta de doble moral para intervenir en los asuntos internos de otros países y aprobar las “resoluciones” carentes de fundamento jurídico y actúan como si ellos mismos tuvieran el derecho de decisión.

Hasta algunos países, que abogan por la justicia, la imparcialidad y la no intervención en los asuntos internos, titubean frente a la coacción de los EEUU y actúan de forma vacilante para satisfacer su interés.

Los incidentes ocurridos este año en la Península Coreana, en Oriente Medio y otras partes del mundo demuestran claramente cuál es el remedio para alcanzar la justicia internacional.

Cuando los países de Oriente Medio no han tomado ninguna medida tras sufrir ataques de misiles y bombas por la política de agresión de la actual administración estadounidense, la RPDC, potencia nuclear de Oriente, expone la voluntad de defender la justicia internacional y manifiesta su poder militar consternando a los provocadores.

La RPDC no dejará ninguna opción a los EEUU y responderá sin vacilación alguna a la guerra total con guerra total y a la guerra nuclear con el ataque nuclear al estilo coreano.

Ante el inagotable poder militar y la voluntad de venganza implacable de la RPDC, se volvió un fracaso total el rumor de la “crisis de abril”, o sea, la guerra en este mes en la Península Coreana de la que hablaban tanto el imperialismo yanqui y sus seguidores.

Como demuestra la realidad, la justicia internacional no se consigue espontáneamente y se debe conquistar con las fuerzas de los países independientes y anti-imperialistas.

Como ya se ha dicho, la RPDC redoblará a una tremenda velocidad su capacidad de ataque preventivo nuclear mientras continúen la política hostil y el chantaje nuclear de los EEUU.

Las medidas para el incremento de las fuerzas nucleares de la RPDC se tomarán de modo sucesivo y múltiple en cualquier momento y lugar que decida la Dirección Suprema.

El mundo verá cómo la RPDC, que empuña firmemente el justo medio nuclear, controla y conduce a la ruina definitiva a los EEUU que esgrimen el arma nuclear de la opresión.

FUENTE: Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA)