La estructura democrática de la RPDC

Por Arthur Manley

Para “Lalkar” y el Partido Comunista de Gran Bretaña (Marxista-Leninista)

La República Popular Democrática de Corea, por su denominación oficial, es objeto de burla por parte de los reaccionarios y liberales “de izquierda” que equiparan al socialismo con el nacional-socialismo. No obstante, la RPDC tiene una avanzada y compleja estructura democrática, a todos los niveles, y sus ciudadanos tienen acceso a un nivel de democracia nunca visto en las autoproclamadas naciones “libres” de Occidente. Vamos a investigar brevemente cómo funciona su sistema gubernamental y administrativo.

Los derechos de los ciudadanos

Los ciudadanos de la RPDC disfrutan de un amplio margen de derechos, y muchos de éstos son relevantes en los sistemas democráticos. Citaremos la Constitución norcoreana de 1972 para demostrarlos:

Artículo 4

La soberanía de la RPDC reside en los trabajadores, campesinos, trabajadores intelectuales y otros sectores trabajadores. El pueblo trabajador ejerce el poder a través de sus órganos representativos – la Asamblea Popular Suprema y las asambleas locales populares a todos los niveles.

Artículo 5

Todos los órganos de Estado en la RPDC están formados en función del principio de centralismo democrático.

Artículo 6

Los órganos del poder del Estado a todos los niveles, desde la Asamblea Popular a nivel de condado hasta la Asamblea Popular Suprema, serán elegidos bajo el principio del sufragio universal, igual y directo, mediante el voto secreto.

Artículo 7

Los diputados de los órganos del poder estatal a todos los niveles deberán tener lazos estrechos con sus electores y rendir cuentas de su trabajo.

Los electores podrán revocar a los diputados que elijan si se demuestra su falta de confianza en éstos.

Artículo 64

El Estado deberá garantizar con efectividad derechos democráticos y libertades de forma genuina así como el bienestar material y cultural de sus ciudadanos.

En la RPDC los derechos y las libertades de los ciudadanos se amplificarán con la consolidación y el desarrollo del sistema social.

Artículo 65

Los ciudadanos disfrutarán de los mismos derechos en todas las esferas del Estado y en las actividades públicas.

Artículo 67

Se garantizará a los ciudadanos el derecho a la libertad de expresión, de prensa, de asamblea, de manifestación y asociación.

El Estado deberá garantizar las condiciones para la libre actividad de los partidos políticos democráticos y las organizaciones sociales.

Artículo 73

Los ciudadanos tienen derecho a la educación. Este derecho está asegurado por un avanzado sistema educativo y por las medidas educativas llevadas a cabo por el Estado en beneficio del pueblo.

Como puede verse, los ciudadanos de la RPDC tienen sufragio universal por voto secreto, y todos los ciudadanos mayores de 17 años tienen permitido presentarse a los distintos cargos, independientemente de la situación económica o la filiación política. Hemos mencionado el derecho a la educación, porque también es importante para la democracia. La auténtica democracia solo puede llegar de la mano de gente informada, porque si la gente es ignorante no puede elegir lo que mejor les represente a ellos y a sus aspiraciones.

Por lo tanto, la RPDC garantiza constitucionalmente el derecho a la educación (incluidos los estudios universitarios) como importantes derechos democráticos, derechos que cada vez se echan más en falta en la mayoría de las “democracias” capitalistas porque se requiere de ciertas cantidades de dinero para afrontar una educación universitaria, o donde la financiación a su sistema de escuelas públicas fuera tan negligente que dejase a los niños más pobres fuera del acceso a la educación al mismo nivel que los más pudientes, los niños que gozaron y gozan de educación privada.

Hay muchos órganos de poder estatal en la RPDC, todos ellos elegidos democráticamente. La siguiente sección explicará qué son cada uno de ellos y cómo interactúan.

La Asamblea Popular Suprema

La Asamblea Popular Suprema (APS) es el más alto órgano del poder estatal en la República Popular Democrática de Corea, por encima de cargos como el de Presidente o Líder Supremo. Se compone de obreros y campesinos elegidos democráticamente, que representan en su mayoría al Partido del Trabajo de Corea, y que tiene el poder de elaborar nuevas leyes y revocar leyes antiguas, así como modificar la Constitución del país.

Las sesiones de la APS se celebran dos veces al año (las elecciones nacionales se celebran cada 5 años), pero pueden ser convocadas sesiones extraordinarias por el Presidium o a petición de al menos un tercio de sus miembros.

El Presidium de la Asamblea Popular Suprema

El Presidium de la APS es el equivalente a lo que era el Consejo Central de la URSS, siendo un consejo electo de políticos a tiempo completo que llevan a cabo las operaciones del día a día en el Estado. Mientras la APS no está celebrando una sesión, es el máximo órgano del poder estatal.

La APS elige a un Presidente, un Vicepresidente, así como a los secretarios y a los miembros generales. Este Presidium NO tiene la autoridad de enmendar la Constitución, o introducir leyes significativas – esto solamente puede ocurrir mediante el voto democrático en la APS, salvo en caso de invasión, e incluso de esa manera la prioridad sería intentar convocar un pleno de emergencia en la APS.

El principal papel del Presidium es llevar a término las decisiones acordadas en la APS, supervisar los diversos comités creados por la APS, y trabajar con la Asambleas Populares a nivel local junto al sistema judicial.

La Comisión de Defensa Nacional

Nombraremos brevemente a la Comisión de Defensa Nacional. De acuerdo a la naturaleza de la política “Songun” (lo militar es primero), es un importante órgano de la nación. La CDN está también elegida por la APS, y funciona de manera similar al Presidium.

El papel principal de la CDN es supervisar la expansión continua de las fuerzas armadas de la RPDC y su programa nuclear. Tiene la potestad de declarar el estado de guerra y movilizar a las unidades del Ejército Popular de Corea en caso de que fuera necesario.

El Gabinete

El principal papel del Gabinete es supervisar la economía planificada de la RPDC, en vistas de mantener el desarrollo sostenible y llevar a cabo el trabajo diplomático con otros Estados.

También es elegido por la APS, y subordinado a ésta, así como al Presidium cuando la propia APS delega el trabajo. Todos los órganos nacionales del poder estatal en la RPDC son elegidos, ya sea por el pueblo en sufragio directo o por medio de sus representantes en la Asamblea Popular Suprema.

El Gabinete puede adoptar medidas, pero no nuevas leyes o enmiendas constitucionales. El Premier del Gabinete es el representante oficial de la RPDC, cargo que está ocupado actualmente por el Camarada Pak Pong Ju.

La Asamblea Popular Local

La Asamblea Popular Local (APL) es el equivalente de la RPDC al modelo español de las comarcas, salvo que en el caso de las APL éstas poseen mucho más poder y facilidades para mejorar su jurisdicción que sus equivalentes españoles.

También son elegidos de la misma manera por la Asamblea Popular Suprema para un período de 5 años. Pueden adoptar medidas para llevar a cabo leyes, organizar planes para llevar a cabo las decisiones del Gabinete en lo relativo a la economía (la naturaleza de la RPDC como economía planificada significa que los órganos como las APL tienen mucho más poder sobre la economía local que en las economías de mercado), y elige o destituye jueces y otros miembros del sistema judicial.

El Comité Popular Local

El Comité Popular Local es el equivalente del Presidium para la APL, y es elegido por ésta.

El Sistema de Trabajo “Taean”

El Sistema de Trabajo “Taean” es el equivalente a los Soviets de Trabajadores de la URSS en los centros de trabajo, que son dirigidos por un Comité electo, que decide cómo implementar los decretos de la APS y del Gabinete marcados como objetivos económicos.

Estos comités deben estar compuestos por al menos un 60% de trabajadores, para evitar que el Consejo acabe dominado por elementos aburguesantes. El Comité del Partido en sí mismo elige a un Comité Ejecutivo, que toma el papel de la actividad diaria en el centro de trabajo, equivalente al Presidium y al Comité Popular Local.

El sistema sindical

Es importante hacer una breve mención al sistema sindical en la RPDC para entender de verdad la naturaleza democrática del país, donde se ejerce de manera real el poder popular. Al contrario que en las economías capitalistas, donde los sindicatos son vistos como impedimentos para las motivaciones codiciosas, los sindicatos están fuertemente apoyados en el Gobierno de la RPDC. Los sindicatos tienen el poder de convocar huelgas si lo consideran necesario, y miran por las necesidades de los gremios a los que representan, dentro del sistema colectivista que mira por que todos trabajen juntos.

Hay activo incluso un Sindicato de Niños y Niñas, al contrario que el horror de los Estados imperialistas que apenas permite la sindicalización de las personas adultas.

El sistema sindical promueve el fortalecimiento de la dictadura del proletariado, permitiendo al pueblo múltiples métodos democráticos para que se vean satisfechos sus deseos y sus necesidades.

Comentarios

Lo que podemos ver hasta ahora es que el sistema democrático de la RPDC es una realidad en cada nivel, y que incluso en medio de brutales sanciones imperialistas y una agresión constante contra el Estado, mantienen el poder popular a un nivel increíble y sorprendente.

Saliéndonos de la imagen habitual, de tintes racistas, que Occidente presenta de la RPDC como una “monarquía extraña” o una “dictadura dinástica”. los Kim son una parte muy importante de este sistema. El Camarada Kim Jong Un (líder del Partido del Trabajo de Corea) fue elegido, y si así lo deseara el pueblo, podría ser reemplazado.

Nos han dicho que es “imposible” para el pueblo coreano continuar con la misma persona como líder (tan acostumbrados que estamos en Occidente a líderes electos de pésima calidad porque “bueno, al menos no son tan malos como X”). La familia Kim está en una altísima estima para el pueblo de la RPDC, y por ello eligieron a Kim Jong Il para sustituir a Kim Il Sung y a Kim Jong Un para reemplazarle a él. Se nos ha alimentado el punto de vista del Camarada Kim Jong Un como un “monstruo desquiciado” que oprime felizmente al “pobre pueblo coreano, a quienes han lavado el cerebro” (la ironía de los liberales occidentales acusando de “lavado de cerebro” a toda persona que salga de sus dogmas enfermizos) pero simplemente no es verdad. Es puro racismo creer que el pueblo coreano sería feliz con un gobierno que les oprimiese de maneras terriblemente ignominiosas.

¿Si existiera un régimen como el que plantea la concepción occidental de la RPDC no sería derrocado en cuestión de días? La realidad es que este no es un régimen de esas características. Es lo que indica su propio nombre: una república popular democrática.

Verdades y mentiras sobre Corea

Por Darío Herchhoren

La Península de Corea era territorio – como casi todos los países del Sudeste Asiático – de una monarquía que fue depuesta por el Imperio Japonés en 1910, incorporándose a Japón. Como todo imperio insular, Japón tenía como máximo objetivo hacerse con territorios en tierra firme y empezó por la pobre Corea, que era un país de pescadores, campesinos y pequeños ganaderos.

North Korean female soldiers smile before a parade in Pyongyang

Haciendo uso de la tradicional brutalidad japonesa, el pueblo coreano fue sometido a todo tipo de calamidades tales como esclavitud, trata de blancas para divertimento del Ejército Imperial Japonés, traslados forzosos de miles de coreanos a Japón como mano de obra forzada y barata, y saqueo de propiedades.

Esta situación duró hasta la derrota de Japón en 1945 tras los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki. Dentro del territorio coreano se desarrolló una guerrilla que hostigaba a los japoneses con la ayuda inestimable de la URSS, que tiene fronteras comunes con Corea. Durante la Segunda Guerra Mundial se crea el Partido de los Trabajadores de Corea de la mano de Kim Il Sung, que es el primer presidente de la República Popular Democrática de Corea, conocida como Corea del Norte.

El sur de la península estaba ocupado por el Ejército norteamericano, que ya había ocupado Japón. En el sur, los EEUU crean un Estado títere al que llaman “República de Corea”.

En 1950, y hastra 1953, transcurrió una guerra a la que se llamó “Guerra de Corea” entre el norte (socialista) y el sur (capitalista). Esta es la primera gran mentira. El pueblo coreano, tanto del norte como del sur, ansiaba que Corea fuese un solo país bajo la dirección de Kim Il Sung, que había ganado gran prestigio tras su destacado rol en la creación del Ejército Popular en el norte, y los durísimos golpes que infligió al Ejército Imperial Japonés.

El Ejército Popular entra en el territorio del sur, donde son recibidos por la población como libertadores, rápidamente y casi sin resistencia, ocupan casi toda la península. Esto despierta las alarmas en EEUU, y tropas de infantería de marina desembarcan en Incheon, cerca de Seúl en el Mar de Corea (costa occidental) y en Pusan, al sur. Con una abrumadora superioridad militar hacen retroceder al Ejército Popular de Corea, que tras cosechar grandes derrotas comienza un retroceso que llega casi al río Yalu, en la frontera con China. Ante el peligro que ello implicaba para la propia China, su gobierno moviliza un contingente de un millón de soldados y lo envía a Corea a defender a sus camaradas.

El Ejército Popular de Liberación chino, junto con el Ejército Popular de Corea, derrotan a EEUU y los hacen retroceder hasta el paralelo 38, actual frontera provisional entre la RPDC y el régimen títere de Seúl.

En 1953 hay un armisticio y comienzan conversaciones de paz, cuyo mayor logro es la creación de una zona desmilitarizada y una oficina de reunión de ambas partes en la aldea de Panmunjon.

Esta es la situación actual, donde solo hay un armisticio, y donde la situación de guerra se mantiene invariable desde 1953.

A todo esto, ha habido intentos por parte de los gobiernos de ambos países de llegar a acuerdos para lograr una paz definitiva mediante un acuerdo y negociar la reunificación de Corea.

Sin embargo, y siguiendo la tradicional política imperialistas, los EEUU no retiran a sus tropas y mantienen allí a 50.000 militares desde 1953, creando un foco permanente de conflictos, mandando unidades navales a Corea y desplegando un sistema de misiles de largo alcance, que también amenazan el territorio de China y Rusia.

Por otro lado, la obediente prensa occidental lleva a cabo una campaña de injurias contra Corea del Norte en las acusaciones más absurdas, su “hermeticidad”, su culto a la familia de Kim Il Sung, su negativa a “negociar”.

Todo esto es falso. No hay tal hermeticidad, ya que hay vuelos turísticos a Corea del Norte, y su gobierno sí ha negociado a seis bandas con el régimen de Seúl, EEUU, China y Rusia.

En esas negociaciones se llegó al acuerdo de normalizar las relaciones entre EEUU y la RPDC, instalando embajadas y construyendo dos centrales nucleares de agua ligera. La RPDC, a cambio, renunciaba al programa nuclear y a las armas nucleares.

Pasaron cinco años, cinco largos años en los que no se cumplió por parte de EEUU ninguna de las obligaciones contraídas, y sólo pasados esos cinco años sin cumplir, es que la RPDC reanuda su programa nuclear. ¿Quién es el incumplidor?

Ahora, a día de hoy, Corea se defiende de una posible agresión de EEUU, y su mejor garantía son sus armas atómicas, que pueden llegar a territorio estadounidense y arrasar tanto Japón como el sur de Corea.

La República Popular Democrática de Corea es el malo, el Satanás. Pero si no hace lo que hace será invadida y sometida. Se cumple la vieja consigna: “Pueblo armado, pueblo respetado”.

El estrafalario asesinato del hermanastro del “dictador” de Corea del Norte

kim-jong-nam

Kim Jong-nam

Hablando de Corea del Norte cualquier cosa es posible; es más: cualquier cosa es creíble. Creíamos que aquella “noticia” del fusilamiento del Ministro de Defensa de Corea del Norte de un certero cañonazo era insuperable, pero nos equivocamos. Siempre es posible algo mejor, digno del mejor Bollywood: el asesinato del hermanastro del “dictador! que dirige Corea del Norte. Sucedió el 13 de febrero en el Aeropuerto de Kuala Lumpur, la capital de Malasia, cuando una (o dos) “agentes norcoreanas” le rociaron con gas VX en el aeropuerto. ¿Cabe algo más estrafalario? ¿Más típico de una dictadura cerrada? ¿Tan cerrada como Corea del Norte, que ha arrojado la llave al Océano Pacífico y sus puertas ya no se abrirán nunca jamás?

Lo más probable es que hayan leído o escuchado la “noticia” en uno de esos medios infames que nos taladran la cabeza. No le falta el más mínimo ingrediente. Recordemos: un ciudadano norcoreano que lleva un pasaporte diplomático a nombre de Kim Chol fallece en una ambulancia durante el trayecto al Hospital de Kuala Lumpur después de haber sido víctima de una agresión en el aeropuerto.

Pero la prensa surcoreana, la misma que difundió la “noticia” del fusilamiento a cañonazos del Ministro de Defensa, asegura al día siguiente que el fallecido no es quien dice el pasaporte sino Kim Jong-nam, hermanastro del “dictador” de Corea del Norte.

Una prueba de ADN hubiera podido establecer la verdadera identidad del fallecido, pero el artículo 40 del Convenio de Viena sobre relaciones diplomáticas lo prohíbe sin la previa autorización del país que expide el pasaporte, en este caso la República Popular Democrática de Corea, que se niega a ello.

De manera que es imposible saber quién miente y quién dice la verdad, aunque conociendo los antecedentes del cañonazo lo podemos sospechar…

Además de negarse a la prueba, el gobierno de Corea del Norte exige algo a lo que tiene derecho, según las normas internacionales: la entrega del cadáver, a lo que Malasia se niega.

Violando por segunda vez el derecho internacional, Malasia procede a realizar la prueba de ADN, pero para ello carece de lo más básico: una muestra del ADN de un familiar, sin lo cual no es posible la identificación.

Blanco y en botella: Malasia no tiene ninguna manera de acreditar la identidad del fallecido y las pruebas practicadas nunca superarían las más elementales normas de legalidad ante ningún tribunal del mundo o, dicho con otras palabras, son nulas.

Hasta que la prensa surcoreana inició su campaña, la Policía malaya aseguró que la causa de la muerte del fallecido era un accidente cardíaco, un diagnóstico que luego cambió súbitamente por la que corrió por las agencias internacionales de “noticias”, es decir, la tesis del envenenamiento, que va ganando protagonismo cuando es acompañada por un vídeo de la televisión japonesa FujiTV – de origen muy poco claro y de contenido mucho menos claro aún, pues no se aprecia casi nada.

Al vídeo se le suma una foto de alguien al que la prensa presenta como Kim Jong-nam, con la particularidad de que su vestimenta no es la misma que muestra el vídeo, por lo que al menos uno de los dos no se corresponde con los hechos.

Tampoco está claro el modo de empleo del gas VX, que es tan tóxico que difícilmente la autora o autoras del supuesto crimen hubieran podido salir indemnes rociando con éste la cara de su víctima con las manos descubiertas. Incluso utilizando unos guantes, el gas VX es tan tóxico que hubiera afectado a la asesina. Incluso tomando un antídoto como la atropina hubiera quedado paralizada.

Conclusión: no hay manera de acreditar la identidad del difunto, ni tampoco la causa de la muerte. Luego no se puede hablar de asesinato.

El gobierno de Corea del Norte se ha ofrecido para colaborar en una investigación neutral; el de Malasia se ha negado a ello por una razón evidente: la tesis ya estaba escrita de antemano.

La cadena surcoreana Chosun TV, que fue la primera en divulgar la tesis del asesinato, apoyándose en una “fuente gobernativa”, lo mismo que el diario reaccionario Choson Ilbo del mismo grupo monopolista, son muy cercanos a los servicios de inteligencia de su país.

Su primera información identificó a la víctima como Kim Jong-nam y en aquel momento añadió la coletilla del empleo de unas agujas envenenadas, que luego cambió por el uso de un aspersor, sin que en ningún momento diera explicaciones de una cosa ni de la otra, aunque se remitía a la investigación de la Policía malaya, lo cual era falso: se trataba de una intoxicación filtrada por los servicios de inteligencia surcoreanos.

Después la Policía malaya aseguró haber detenido a dos mujeres, aumentando el círculo rocambolesco propio de un guion televisivo, ya que en su interrogatorio las detenidas aseguraron que creían formar parte de un espectáculo de cámara oculta por el que habrían cobrado una cantidad increíblemente irrisoria de dinero: 90 dólares.

Dichas mujeres eran de nacionalidad indonesia y vietnamita, y recorrían varios países asiáticos dedicándose a la prostitución. La vietnamita se llama Doan Thi Huong y en su perfil de Facebook muestra que conoce el alfabeto coreano y mantiene numerosos lazos con ciudadanos de Corea del Sur: 27 de un total de 65 amigos tienen esa nacionalidad.

¿Qué interés podría tener el gobierno de Pyongyang para asesinar a alguien como Kim Jong-nam, que vive en China muy alejado de cualquier actividad política en Corea del Norte? Ninguno. En contra de lo que ha manifestado la prensa, Kim Jong-nam no es ningún disidente, ni mucho menos un opositor del gobierno de Pyongyang, y según algunas de las informaciones difundidad, está bajo la protección de China, que al mismo tiempo es uno de los más importantes apoyos de Corea del Norte.

¿Por qué Kim Jong-nam (si es que se trataba de él) se encontraba en una zona del aeropuerto reservada a los vuelos de precio reducido en lugar de estar en las que se reservan para altas personalidades?

Malasia es uno de los pocos países en el mundo que mantienen excelentes relaciones diplomáticas con Corea del Norte, hasta el punto de que eliminaron la necesidad de visados para desplazarse de un país al otro. Unas pocas semanas antes del “asesinato” habían firmado un acuerdo para intensificar su cooperación cultural. ¿Por qué arruinar una de las pocas buenas relaciones con un “asesinato” de opereta? ¿O más bien se trataba precisamente de eso, de forzar la ruptura de relaciones entre Malasia y Corea del Norte?

FUENTE: Movimiento Político de Resistencia