Declaración de Pyongyang

DEFENDAMOS Y AVANCEMOS EN LA CAUSA SOCIALISTA

800px-flag_of_the_workers27_party_of_korea-svgLos representantes de partidos políticos de diferentes países del mundo que están luchando por la victoria del socialismo publican esta declaración con la firme convicción de defender y avanzar en la causa socialista.

Nuestra era es la Era de la Independencia, y la causa socialista es una causa sagrada avocada a hacer realidad la independencia de las masas populares.

En los últimos años, el socialismo ha sufrido un revés en algunos países. A consecuencia de ello, los imperialistas y los reaccionarios están proclamando que el socialismo “ha llegado a su fin”. Esto no es más que una falacia para embellecer el capitalismo y servir al mantenimiento del antiguo orden.

El revés del socialismo y el surgimiento del capitalismo en algunos países ha causado un retroceso para el éxito de la causa socialista, pero nunca puede ser interpretado como una negación de la superioridad del socialismo y el carácter reaccionario del capitalismo.

El socialismo ha sido durante mucho tiempo el ideal de la Humanidad y representa el futuro de la misma.

La sociedad socialista es, en lo esencial, una sociedad auténtica porque en ella las masas populares son dueñas de todo y todo les sirve.

Pero la sociedad capitalista es una sociedad injusta donde los ricos se hacen cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. En esta sociedad el dinero lo decide todo, predomina la explotación del ser humano por el ser humano y un puñado de clases explotadoras domina por encima de todo. Ello va acompañado inevitablemente de la ausencia de derechos políticos, de desempleo, pobreza, drogas, crímenes y otros tipos de males sociales que pisotean la dignidad humana.

Sólo el socialismo puede eliminar la dominación, la subyugación y las desigualdades sociales de todo tipo y asegurar sustancialmente la libertad, la igualdad, la democracia verdadera y los derechos humanos.

Durante mucho tiempo, las masas populares han llevado hacia adelante una ardua lucha por la victoria del socialismo y han derramado mucha sangre en este empeño.

El camino del socialismo es un camino inexplorado, y por lo tanto, los avances del socialismo están inevitablemente acompañados de retos y dificultades.

Una de las razones del fracaso de la construcción del socialismo en algunos países fue que éstos fallaron a la hora de construir una estructura social conforme a las exigencias fundamentales de las masas populares y de construir el socialismo acorde a lo indicado por la teoría del socialismo científico.

La garantía para el avance del socialismo científico reside en que las masas populares se conviertan en las auténticas dueñas de la sociedad.

Dicha sociedad supone un avance triunfal – y esta es una verdad demostrada por la teoría y la práctica.

Los partidos políticos y la Humanidad progresista, que aspiran al socialismo, han sacado una lección muy valiosa de ello.

Para defender y avanzar en la causa socialista, cada partido debería mantener firmemente su independencia y levantar sus propias fuerzas.

El movimiento socialista es un movimiento independiente. El socialismo se forja y se erige en un país o Estado-nación como una sola unidad. La causa socialista en cada país debe hacerse realidad bajo la responsabilidad del partido y el pueblo de ese país.

Cada partido debería trabajar unas líneas y unas políticas en concordancia con la situación actual del país donde está activo y con las exigencias de su pueblo, e implementarlas apoyándose en las masas populares.

Cada partido debe permanecer leal y no abandonar bajo ninguna circunstancia abandonar sus principios revolucionarios sino levantar la bandera del socialismo.

La causa socialista es una causa nacional y al mismo tiempo una causa común a toda la Humanidad.

Todos los partidos deberían cimentar sus lazos de unidad, cooperación y solidaridad camaraderil en base a los principios de independencia e igualdad.

Ahora que los imperialistas y los reaccionarios están atacando al socialismo y a los pueblos en colusión internacional, los partidos que están construyendo el socialismo o están aspirando al mismo deberían y hacer avanzar el socialismo a escala internacional y fortalecer el apoyo mutuo y la solidaridad en sus esfuerzos por alcanzar la justicia social, la democracia, el derecho a la existencia y la paz contra la dominación imperialista, la subyugación por parte del capital y el neocolonialismo.

Es un deber internacional que incumbre a todos los partidos y fuerzas progresistas que están a favor del socialismo y un objetivo para su propia causa.

Avanzaremos bajo la bandera desplegada del socialismo, en firme unidad con todos los partidos políticos progresistas, las organizaciones y los pueblos del mundo que están luchando por defender el socialismo contra el capitalismo y el imperialismo.

Luchemos por ello para abrir camino al futuro de la Humanidad, con la firme convicción en la causa del socialismo.

¡La victoria final está del lado de los pueblos que luchan unidos por el socialismo!

¡La causa del socialismo no perecerá!

Pyongyang, República Democrática Popular de Corea

20 de abril del Año 80 (1992) de la Era Juche